Actualizado 07/01/2009 14:09 CET

Economía/Motor.- El comité de Caravanas Moncayo cree que la dirección busca "forzar" un concurso de acreedores

VILLANUEVA DE GÁLLEGO (ZARAGOZA), 7 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Comité de Empresa de la planta de Caravanas Moncayo, ubicada en Villanueva de Gállego (Zaragoza), consideró que la compañía va a "resignarse" a que la Dirección General de Trabajo no apruebe el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) presentado, para posteriormente convocar un concurso de acreedores, lo que supondrá "echar el cierre a la empresa", según señaló el responsable de la Federación de Industria y Derivados de OSTA y asesor del Comité de Caravanas Moncayo, Jesús Alijarde.

El ERE presentado por la compañía y del que deberá decidir el Gobierno de Aragón al no haberse alcanzado acuerdo, supone la extinción de 48 contratos en una plantilla de 59 personas, lo que supone prescindir de la práctica totalidad del personal de producción.

El Comité por su parte presentará a la Dirección General de Trabajo, ante la negativa de la dirección a la negociación, una alternativa de expediente de suspensión de empleo que a juicio de Alijarde "garantiza la continuidad de la empresa".

Alijarde manifestó que la empresa ha mantenido varios discursos contradictorios, así mientras que el día 18 de diciembre se comprometió a tener en cuenta las propuestas del comité, en la siguiente reunión --día 23 de diciembre-- trasladó a los trabajadores que no iba a modificar su propuesta de extinción de 48 contratos, "pese a saber que es muy difícil que la Dirección General de Trabajo apruebe este Expediente", agregó Alijarde.

El responsable de OSTA afirmó que la dirección de Caravanas Moncayo no apuesta realmente por la continuidad de la actividad y está "resignada" a convocar un concurso de acreedores. En tal caso, dijo Alijarde, la empresa zaragozana Aranzauto, que posee un 99 por ciento de Caravanas Moncayo, "deberá asumir responsabilidades".

La Dirección General de Trabajo recibirá hoy a las dos partes en una reunión una vez concluido el periodo de consultas, a partir de la cual deberá tomar una decisión en 15 días. El Comité de Empresa pidió a la Dirección General de Trabajo que no apruebe el ERE y que inste a la compañía a buscar una solución que garantice la continuidad de la producción.

Europa Press Comunicados Empresas