Imaz (Repsol) pide "humildad y flexibilidad" para abordar la transición energética

Publicado 19/06/2019 11:46:44CET
REPSOL - Archivo

MADRID, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, ha pedido tener "humildad y flexibilidad" en los objetivos a largo plazo que se marquen en la transición energética para ser capaces de "ir corrigiendo el tiro" en función de cómo avance la tecnología.

En un su participación en el VII Foro del Consejero, organizado por el IESE, KPMG y 'El País', Imaz consideró que no es bueno diseñar un escenario a futuro sin tener en cuenta que "la tecnología y las sociedades evolucionan".

"Tenemos que ser capaces de tener la flexibilidad y humildad de ir corrigiendo el tiro, esto es un gran factor de liderazgo en los tiempos que vivimos. Por supuesto hay que tener visión, pero hay que predicar con el ejemplo, tener coherencia entre lo que se hace y lo que se dice, y también humildad para ser capaz de ir flexibilizando las posturas en función de cómo vayamos evolucionando", dijo.

Así, señaló que Europa debe ser líder en la transición energética, aunque sin querer "ir mucho más lejos que los demás", ya que en el Viejo Continente solo se generan actualmente el 10% de las emisiones de CO2 del mundo y en unos 15 años se quiere recortar a solo el 5%.

"Vale también para España, no podemos ser los primeros de la clase, tenemos que ser líderes y tenaces en esto, pero tenemos que ir acompañados del resto para que la lucha por la descarbonización tenga éxito", añadió al respecto.

CUIDAR "EXQUISITAMENTE" A LOS SECTORES INDUSTRIALES.

De esta manera, advirtió que esta transición se debe llevar a cabo con inteligencia y cuidando "exquisitamente" a sus sectores industriales, especialmente al de la automoción, que representa casi un 12% del PIB y supone "empleos estables y genera más valor añadido a la sociedad.

Imaz señaló la necesidad de alcanzar la descarbonización de la economía cumpliendo con el trilema energético de mantener la seguridad de suministro, en un mundo con una demanda creciente, así como de contar con unos precios de la energía que sean competitivos, ya que "las familias y las empresas no deben pagar más de lo que deben", y todo ello de forma sostenible.

Por otra parte, el directivo defendió el proyecto de Repsol para ser "parte de la solución descarbonizada" y la necesidad de combinar los objetivos a corto plazo con un proyecto a largo.

"Ganar dinero trimestre tras trimestre durante un par de años es muy sencillo a costa de destruir el futuro de la empresa. Y al contrario, tener una visión de como debe ser la empresa en 2040 es muy fácil, pero, claro, sin ganar dinero en los próximos trimestres. Lo difícil es combinar las dos visiones. Una empresa que en el corto plazo sea capaz de responder a las necesidades de sus inversores, de sus empleados, de lo que el mercado demanda y construyendo el futuro sostenible de la empresa, y eso exige en el mundo en el que vivimos tener un proyecto y una visión de cuál debe ser el proyecto a 2030", añadió.

UN 30% DE INVERSORES CON CRITERIOS ESG.

Además, Imaz valoró que Repsol cuenta con un proyecto de compañía sostenible respaldado por el mercado, ya que, a día de hoy, un 30,2% de sus inversores lo hacen solo con criterios medioambientales, de sostenibilidad y buen gobierno (ESG), siendo "la compañía del sector que tiene un mayor porcentaje de este tipo e inversores".

Por otra parte, el consejero delegado de la compañía valoró la decisión del presidente de la petrolera, Antonio Brufau, cuando en 2015 le cedió las funciones ejecutivas del grupo, y subrayó que el reparto de funciones en Repsol es "casi un caso único" y un "caso de éxito".

Para leer más

Europa Press Comunicados Empresas