Maroto reconoce que el derecho comunitario limita al Gobierno para intervenir en Alcoa o La Naval

Publicado 12/12/2018 18:17:27CET
CONGRESO

Podemos reclama "voluntad política" para impedir cierre de industrias y así negociar con las empresas "desde una posición de fuerza"

MADRID, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha reconocido este miércoles que la Unión Europea "restringe los términos y las posibilidades" del Gobierno para intervenir en industrias amenazadas por el cierre, como Alcoa o La Naval, pese a estar reconocido este derecho en la Constitución.

Ante la exigencia de Unidos Podemos de garantizar los puestos de trabajo y la actividad en estas plantas durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso, Maroto ha señalado que "el artículo 128 (de la Constitución) ha quedado limitado como consecuencia del derecho de la Unión Europea".

Asimismo, se ha preguntado que, en virtud de ese derecho a intervenir, en qué empresa debería actuar "de todas las crisis industriales". "La intervención pública no está exenta de límites y tiene que someterse también a normas constitucionales sobre la base de los principios de eficacia, de equidad y de estabilidad presupuestaria", ha subrayado.

Por otro lado, ha asegurado que el Gobierno "está plenamente comprometido" con una "política industrial activa" y que su "prioridad" pasa por "reindustrializar este país, mejorar la productividad de la economía y contribuir al incremento del empleo de calidad".

En este sentido, ha destacado el recién aprobado programa para fortalecer esta actividad, dotado con 400 millones, el impulso del contrato relevo en el sector o las medidas dirigidas a las industrias electrointensivas, con ayudas a cambio de mantener durante tres años el empleo en las plantas.

"LAS PRIVATIZACIONES FUERON UN FRACASO"

Frente a ello, Rafa Mayoral, de Unidos Podemos, ha instado al Gobierno a reconocer que "las privatizaciones fueron un fracaso" y que descartar la intervención, habida cuenta de que es un derecho constitucional, es "hablar en contra de la Constitución" y no es "admisible" para "constitucionalistas". "Mucho menos para alguien que se quiera llamar socialista", ha apostillado.

Por ello, ha defendido que, ante la reunión que celebrará este jueves el Gobierno con los trabajadores de La Naval --donde, ha dicho, ya hay carga de trabajo prevista para trabajar 20 meses--, "hay que dar un mensaje, que sí se puede rescatar La Naval de Sestao".

"Lo que hace falta es voluntad política para defender el sector público", ha lamentado, señalando que, por ejemplo, en Alcoa, la empresa vendía materia prima de una planta dentro de su grupo "al precio que le da la gana para decir que pierde dinero" y "casualmente", una vez anuncia su cierre, "empiezan a activarse las empresas de Alcoa en Estados Unidos".

Por ello, ha reclamado al Gobierno que insista en que "Alcoa no se va a cerrar" porque cuenta con el monopolio de la producción nacional de aluminio y porque "para hacer la transición hace falta" producirlo. Así "se empieza la negociación desde una posición de fuerza que defiende los intereses nacionales", ha apostillado.

LA MINISTRA, A MAYORAL: "DÉJENOS TRABAJAR"

Por su parte, la ministra ha asegurado que "el Gobierno está trabajando con discreción y responsabilidad para el mantenimiento de la actividad industrial y el empleo" tanto en Alcoa como en La Naval, y ha pedido al diputado de Podemos "unidad de acción". "Déjenos trabajar", ha dicho.

Así, ha rechazado que el Gobierno "eluda" su responsabilidad y ha afeado al representante de Podemos que no acompañara al Gobierno durante la firma del acuerdo en Vestas en León, otra planta amenazada por el cierre, el pasado 3 de diciembre.

"Le eché en falta, podría haber acompañado a esta ministra a firmar el convenio, y seguramente le habrían aplaudido como le aplauden los comités de empresa cuando va a darles soluciones. La ministra fue a darle una solución, pero no nos acompañó, ya me hubiera gustado", ha concluido.

Europa Press Comunicados Empresas