Publicado 16/08/2022 17:56

Olivicultores y almazaras valencianos se plantean no recolectar ante la falta de aceitunas por la sequía

Archivo - Olivar tradicional
Archivo - Olivar tradicional - LA UNIÓ DE LLAURADORS - Archivo

Advierten de que la producción se desplomará un 90%

VALÈNCIA, 16 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) advierte que la producción autonómica en el sector del olivar se desplomará en torno al 90% respecto a una cosecha normal, "hasta tal punto que olivicultores y almazaras valencianas se están planteando no emprender ni siquiera las labores de recolección, confección y transporte de las aceitunas".

Esta situación se produce en un año con los precios del aceite de oliva disparados a máximos históricos, mientras los olivicultores de la Comunitat Valenciana apenas tienen aceitunas en sus campos a causa de las adversidades climáticas. Según las estimaciones de

"En algunas comarcas interiores de Valencia como Utiel-Requena no hay cosecha o hay tan poca que no será viable recogerla. Podrían valer más los jornales de los productores y de las almazaras que el precio obtenido por tan escasa cantidad. En el mejor de los casos podrían abrir almazaras unos pocos días para entrar la producción de aquellos campos que sí tengan suficiente, pero no esperamos para nada beneficiarnos de las elevadas cotizaciones que maneja el mercado del aceite", alerta el responsible de la sectorial del olivar de AVA, Luis Julián Pérez.

"En zonas castellonenses como La Plana Alta, Baix Maestrat i Alt Maestrat podrían llegar a alcanzar un 15% de la producción habitual, en algunos casos lo justo para cubrir gastos --apunta el olivicultor y asociado Carlos Pérez--. Ojalá el precio sea alto porque los costes de producción prácticamente se han duplicado en un año, entre las subidas de la poda, el abonado, los tratamientos fungicidas..."

La organización agraria atribuye este hundimiento productivo a una serie de inclemencias meteorológicas. Primero, las lluvias persistentes durante los meses primaverales de abril y mayo favorecieron ataques virulentos de repilo, un hongo que diezma las hojas y debilita los olivos. Posteriormente, la falta de lluvias y las sucesivas olas de calor a lo largo del verano intensificaron la caída al suelo de aceitunas a causa del estrés hídrico de los árboles.

Ante esta situación, insiste en solicitar tanto al Gobierno como a la Generalitat ayudas dirigidas a aliviar las graves pérdidas de producción y los sobrecostes económicos ocasionados por la sequía en sectores agropecuarios afectados como es el olivar.

Más información

Europa Press Comunicados Empresas