Rosneft gana un 15% menos en el segundo trimestre por el cierre de un oleoducto hacia Europa

Publicado 21/08/2019 10:57:28CET
Petróleo
PetróleoEUROPA PRESS - Archivo

MOSCÚ, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

El beneficio neto atribuible de la compañía petrolera estatal rusa Rosneft ascendió a 194.000 millones de rublos (2.637 millones de euros) entre los meses de abril y junio, lo que representa una caída del 15% respecto del resultado contabilizado en el segundo trimestre de 2018 como consecuencia principalmente del impacto negativo del cierre del mayor oleoducto ruso hacia Europa por la contaminación detectada en el crudo.

"Debe notarse la influencia de elementos excepcionales externos, que limitaron la capacidad de aumentar la producción en el segundo trimestre", declaró Igor Sechin, presidente y consejero delegado de Rosneft.

En este sentido, el máximo ejecutivo del mayor productor ruso de petróleo destacó que estos factores incluyen "la limitación del tránsito de crudo por el sistema de oleoductos de Transneft debido a la contaminación causada por circunstancias fuera del control de Rosneft, además del recorte en la producción dentro del acuerdo con la OPEP".

Los ingresos de la petrolera rusa en el segundo trimestre sumaron 2,13 billones de rublos (28.954 millones de euros), un 3,4% más que un año antes, mientras que el resultado bruto de explotación (Ebitda) de la compañía alcanzó los 515.000 millones de rublos (7.000 millones de euros), con un margen del 23,8%.

De este modo, en los seis primeros meses de 2019, el beneficio neto atribuido de Rosneft fue de 325.000 millones de rublos (4.418 millones de euros), un 9,1% más que en el primer semestre del año pasado, mientras que la cifra de negocio de la compañía aumentó un 11,4% interanual, hasta 4,21 billones de rublos (57.229 millones de euros).

El Ebitda de Rosneft entre los meses de enero y junio se situó en 1,06 billones de rublos (14.409 millones de euros), un 11,9% más que un año antes, elevando su margen al 24,9% desde el 24,6% del primer semestre de 2018.

Los gobiernos de Polonia y Alemania suspendieron el pasado mes de abril las importaciones de crudo ruso a través del oleoducto Druzhba (Amistad), su principal conducción terrestre, argumentando la escasa calidad del producto.

Europa Press Comunicados Empresas