Actualizado 16/01/2009 21:34

Solbes sitúa en 2009 el momento "más difícil" de la crisis

MADRID, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente económico del Gobierno, Pedro Solbes, aseguró hoy que España se enfrentará en 2009 a "los momentos más difíciles de la crisis", si bien confió en una progresiva recuperación en los últimos compases del año que permitirá, ya en 2011, recuperar un ritmo de crecimiento "vigoroso".

En rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, que revisó a la baja la previsión de crecimiento para este año, hasta una contracción del 1,6%, Solbes apuntó que, aunque las previsiones presentadas en el nuevo cuadro macroeconómico "dibujan un panorama complicado en 2009", el Gobierno "no se resigna".

Así, señaló que el Ejecutivo ha actuado con "rapidez, decisión y convicción" frente a la crisis, con un "ambicioso" plan para la recuperación de la economía que, unido a las rebajas de tipos y a la moderación de la inflación, permitirá remontar a partir del último trimestre de 2009, cuando "la contracción de la economía perderá intensidad", y retomar tasas de crecimiento positivas ya en 2010.

En el marco de este plan de reactivación, Solbes recordó que se acometerán medidas fiscales de apoyo a las familias por valor de 14.000 millones de euros entre 2008 y 2009, mientras que se liberarán 17.000 millones de euros en favor de las empresas y otros 29.000 millones para favorecer el acceso al crédito de las Pymes.

Asimismo, el vicepresidente económico del Gobierno recordó que el Estado movilizará 11.000 millones de euros destinados en su mayor parte al Fondo Estatal de Inversión Local, con el objetivo de generar hasta 300.000 empleos.

Por otro lado, Solbes quiso mostrarse optimista y señaló que, entre las cifras presentadas, subyace también un reequilibrio del patrón de crecimiento económico que ya se observa en la reciente recuperación de las exportaciones. "La economía volverá a crecer y lo hará de forma más equilibrada", con menos endeudamiento privado, menor déficit exterior y una menor dependencia de la inversión en vivienda, indicó.

Con todo, Solbes enfatizó que es "imprescindible" acelerar el proceso de diálogo social y seguir con las reformas estructurales. En este punto, Solbes recordó que en la agenda del Gobierno está previsto dar un "impulso adicional" a estas reformas y que para ello convocará próximamente una reunión con el PP. Estas iniciativas facilitarán, en su opinión, una recuperación "rápida y duradera", especialmente en términos de empleo.

EL COSTE DE LA SALIDA DE LA CRISIS

Por otro lado, Solbes, tras insistir en que el cuadro macroeconómico presentado cumple con lo establecido en el Pacto de Estabilidad, indicó que las medidas adoptadas por el Gobierno llevarán a un importante "ajuste" del saldo estructural a partir de 2010.

Además, el vicepresidente económico del Gobierno señaló que la deuda pública aumentará en 14,2 puntos entre 2008 y 2011, aunque dado que el punto de partida era bajo, aún no superará el 54% en el último año previsto.

Debido al incremento del déficit público superior al límite del 3% que marca el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, Solbes admitió que la Comisión Europea abrirá a España un procedimiento de déficit excesivo en el mes de marzo, dado que registrará un déficit superior a este límite en los próximos tres años.

No obstante, indicó que España cree que le son aplicables las circunstancias especiales que contempla el Pacto de Estabilidad y que permiten, con crecimiento económicos bajos y en circunstancias económicas difíciles, volver a un déficit inferior al 3% en un periodo superior a un año, siempre que cada ejercicio se reduzca el déficit estructural, al menos, en medio punto. "El Plan que hemos presentado contempla una reducción anual de casi un punto", precisó el ministro.

Con todo, Solbes señaló que la intención del Gobierno es volver a un déficit público por debajo del 3% "lo más rápidamente posible" y, en este sentido, señaló que España volverá a su crecimiento potencial a partir del año 2011. "A partir de ese año, podremos pisar el acelerador y conseguir que se reduzca el déficit por debajo del 3%, reiteró.

En cuanto al déficit del 4,7% del PIB que tendrá la Administración Central en 2009, el titular de Economía lo atribuyó, por un lado, a la revisión a la baja de los ingresos previstos y, por otro, al mayor gasto derivado del desempleo, que llevará al Estado a aportar otros 2.000 millones de euros --que se sumarán a los 2.000 millones que ya estaban previstos-- para que los servicios públicos de empleo puedan pagar las prestaciones de paro.

Como consecuencia del aumento del déficit, Solbes indicó que la deuda pública ascenderá al 47% del PIB en 2009, se incrementará al 51% en 2010 y se situará entre el 53% y el 54% en 2011. El ministro apuntó que detrás de este incremento de la deuda están las mayores emisiones que deberá hacer el Estado en apoyo al sistema financiero. "En cuanto acaben estas operaciones, la deuda pública se reducirá de forma más rápida", subrayó.

NO SE MODIFICAN LOS PRESUPUESTOS

Por otro lado, Solbes insistió en que la revisión del cuadro macroeconómico, con el que se elaboraron los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2009 en el mes de septiembre, no afectará a las cuentas públicas de este año.

"Lógicamente", dijo, la actual coyuntura económica ha introducido "ciertos desfases" ya en el mes de diciembre, pero indicó que si hubiese que elaborar de nuevo las cuentas en diciembre no habría Presupuetos hasta abril, mayo o junio.

Dicho esto, el vicepresidente económico del Gobierno recalcó que lo "fundamental" es determinar las líneas generales y las prioridades que inspiran estos Presupuestos siguen siendo válidas.

Europa Press Comunicados Empresas