19 de febrero de 2020
 

Standard & Poor's rebaja el 'rating' de Iberdrola tras revisar el plan estratégico

Actualizado 26/11/2007 20:41:20 CET

MADRID, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

Standard & Poor's (S&P) ha rebajado la calificación crediticia a corto y largo plazo de Iberdrola, tras revisar el plan estratégico presentado por la eléctrica a finales de octubre para el periodo 2008-2010 y constatar los efectos de la compra de Scottish Power y del plan de crecimiento orgánico.

En concreto, la agencia redujo en un grado, de 'A' (nota media dentro de la calidad buena) a 'A-' (peor nota dentro de la calidad buena) el 'rating' a largo plazo de Iberdrola, y lo mantuvo en vigilancia con implicaciones negativas a la espera de la resolución de la Oferta Pública de Suscripción (OPS) de Iberdrola Renovables.

Además, ha situado en 'A-2' (calidad buena) la calidad crediticia a corto plazo, frente al nivel 'A-1' (calidad superior) anterior, y ha retirado la vigilancia que había aplicado sobre la misma desde el 6 de septiembre de 2006.

"La rebaja refleja nuestra percepción de que el perfil financiero de Iberdrola y sus medidas de protección crediticia ya no son compatibles con un 'rating' 'A', debido al impacto de la adquisición de Scottish Power y al plan de crecimiento orgánico", afirma la analistas de S&P Ana Nogales.

La analista explica además que la resolución de la vigilancia negativa de la calificación a largo plazo se encuentra "pendiente de la consecución de la OPS de la filial de energías renovables Iberdrola Renovables".

Pese a las rebajas en las calificaciones tanto a largo como corto plazo, Iberdrola se mantiene dentro de los grados de inversión de la escala de S&P.

El pasado 24 de octubre, Iberdrola presentó un plan estratégico para el periodo 2008-2010 en el que contempla inversiones por más de 24.200 millones de euros y en el que las energías renovables se convertirán en el motor de crecimiento, al atraer cerca del 50% de las inversiones orgánicas previstas.

S&P considera que el éxito de la OPS presentada la semana pasada será clave para mantener el rigor financiero de la eléctrica y, en consecuencia, el nivel 'A-' asignado hoy.

La agencia espera además que Iberdrola mantenga un apalancamiento inferior al 50% y que el ratio entre sus fondos procedentes de operaciones y la deuda se sitúe en torno al 17%.

La agencia se mantendrá atenta a la evolución de los parámetros crediticios de la compañía, y no descarta aplicar nuevas rebajas. "Si la OPS se cierra en el plazo previsto y el proceso es suficiente para procurar una estructura de capital y unos principios crediticios en línea con los niveles indicados anteriormente, esperamos revisar la previsión a estable y afirmar los 'rating'", pero "si esto no es así la calificación a largo plazo podría rebajarse en una nota", añade Nogales.

Europa Press Comunicados Empresas