Publicado 24/02/2022 14:49

Tubacex cierra 2021 con ventas de 365 millones, un 23,9% menos, pero volvió a beneficios en último trimestre

Archivo - Tubacex
Archivo - Tubacex - TUBACEX - Archivo

El grupo afronta 2022 con "optimismo" con resultados por encima incluso de los de 2018 y 2019

BILBAO, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

Tubacex cerró el último trimestre de 2021 con unas ventas de 118,6 millones de euros y un Ebitda de 12,6 millones, lo que supone un margen positivo del 10,6% que permite al grupo tubero volver al beneficio y confirma su recuperación. La empresa cerró 2021 con unas ventas de 365,0 millones de euros, un 23,9% menos que el año anterior, y prácticamente un 50% menos que en ejercicios previos a la pandemia. En 2022, el grupo espera resultados por encima de los de 2018 y 2019 por las subidas de precios previstas.

En un comunicado, el grupo ha explicado que "este mejor desempeño del negocio durante la segunda mitad de 2021 confirma un cambio de tendencia que se mantendrá durante los próximos ejercicios".

En todo caso, ha añadido que, "de no haber sido por el efecto de la inflación en los costes energéticos y en la cadena de valor en general, las cifras del último trimestre habrían sido incluso más altas", han significado desde la compañía.

De cara a 2022, "la mejora de la competitividad, la sólida cartera de pedidos y un mercado energético en expansión permiten afrontar este ejercicio con optimismo".

Respecto a 2021, Tubacex ha indicado que los resultados del año se han visto afectados principalmente por la baja entrada de pedidos y cancelaciones durante la pandemia. El ebitda se ha situado en 17,5 millones de euros, con un margen del 4,8%.

A pesar de la alta inflación, especialmente en los costes energéticos, las subidas de precios que ya se están implementado permitirían alcanzar en 2022 unos resultados por encima de los de 2018 y 2019.

Tubacex ha destacado que dispone de una posición de liquidez por encima de los 170 millones de euros, lo que garantiza la solidez del balance y cubren los vencimientos de los préstamos hasta el 2024.
El grupo ha presentado este jueves los resultados del año 2021, dando por finalizados dos años marcados por los efectos de la pandemia en el negocio.

Así, los resultados del cuarto trimestre vuelven al beneficio neto positivo, con unas ventas de 118,6 millones de euros y un EBITDA de 12,6 millones, lo que supone un margen del 10,6%, a pesar de estar muy afectados por el efecto de la inflación en los costes energéticos y en la cadena de valor en general.

AJUSTE DE COSTES

Tal y como ha explicado su consejero delegado, Jesús Esmorís, "la reducción de costes realizada en el marco de nuestro plan de reestructuración global, la sólida cartera de pedidos y el hecho de encontrarnos ante un mercado energético en expansión, nos permiten afrontar el 2022 con optimismo".

Los resultados de los dos últimos años han estado marcados por el impacto de la covid-19 en la entrada de pedidos y por el largo proceso de ajuste de costes de las plantas alavesas.

En este contexto, la compañía ha presentado en el 2021 unas ventas de 365,0 millones de euros, un 23,9% menos que el año anterior, y prácticamente un 50% menos que en ejercicios previos a la pandemia. El Ebitda se ha situado en 17,5 millones de euros, con un margen del 4,8%.

Sin embargo, el mejor desempeño del negocio durante el tercer y cuarto trimestre del año confirma "un cambio de tendencia que se mantendrá durante los próximos ejercicios" han confirmado desde el grupo.

El efecto de la alta inflación y, especialmente, la subida de los costes energéticos seguirá apreciándose en el próximo trimestre sobre la cartera ya vendida. "Pero las subidas de precios que estamos implementando permitirán reducir dicho efecto a partir del segundo trimestre y los resultados de 2022 deberían estar por encima de los alcanzados en 2018 y 2019", ha señalado Esmorís.

La cifra de deuda financiera neta alcanza los 336,2 millones de euros, con unos niveles coyunturalmente muy altos. A pesar de ello, el exitoso plan de reestructuración financiera puesto en marcha por Tubacex en 2020 ha permitido al Grupo disponer de una posición de liquidez por encima de los 170 millones de euros, lo que garantizan la solidez del balance y cubren los vencimientos de los préstamos hasta el 2024.

Además, las expectativas de crecimiento de los próximos meses y consiguiente mejora gradual de resultados permitirán reducir la cifra de deuda financiera neta, volviendo a ratios de endeudamiento pre-covid a mediados de 2022.

CAMBIO DE MERCADO

Durante el año 2021, Tubacex se ha reforzado para poder afrontar el cambio de mercado que supone la transición energética. Por un lado, la compañía ha completado su plan de reestructuración global, logrando unos ahorros superiores a 30 millones de euros a nivel consolidado, que aumentan la competitividad del Grupo.

Por otro lado, ha continuado impulsando su posicionamiento comercial como proveedor de soluciones avanzadas, lo que le ha permitido acercarse a clientes finales y firmar más de 20 acuerdos marco de larga duración.

En cuanto a su crecimiento geográfico, cabe destacar la consolidación de la organización en el mercado americano, donde en 2020 sumó una nueva capacidad productiva a través de la nueva fábrica Tubacex Durant (Oklahoma) y de la adquisición de Amega West (con instalaciones además en Canadá y Singapore), ambas con foco en la industria de precisión.

Con ellas, Tubacex cuenta con cinco plantas en América. Respecto a Europa, destaca el desarrollo de la nueva filial TSS Norway y el desarrollo de contratos a largo plazo con fabricantes de umbilicales. En Asia, el Grupo ha impulsado su presencia directa en Kazajstán con una nueva implantación en la ciudad de Atyrau, tras incrementar sustancialmente su volumen de negocio en la región.

Después de un 2020 marcado por la cancelación de pedidos y una muy baja entrada de pedidos, a lo largo de 2021 se ha producido una mejora continua y gradual de la captación que ha permitido cerrar el año con una cartera de pedidos de más de 500 millones de euros en productos de alto valor añadido.

Esa mejora del mercado se aprecia especialmente en los sectores del Gas y Nuclear, ambas energías de transición, donde el posicionamiento de TUBACEX es muy fuerte.

MERCADO DE PEDIDOS

Así, la cotización de pedidos de tubos de OCTG de alta resistencia a la corrosión, destinados a la extracción y producción de gas, ha aumentado claramente durante el año, y muchos proyectos se encuentran todavía en fases finales de adjudicación.

En lo que respecta al tubo para umbilicales, destinados a transportar fluidos, energía y transmisión de señales a instalaciones submarinas, TUBACEX cierra el 2021 con una cifra récord en captación de pedidos.

La adquisición de TSS Norway, a finales de 2020, ha permitido impulsar la presencia del Grupo en una de las regiones que concentran el mayor volumen de inversión en este segmento. Con respecto al sector nuclear, Tubacex ha recibido importantes pedidos durante 2021 gracias a su "histórico posicionamiento" en este segmento en crecimiento.

Además de su negocio tradicional, enfocado a soluciones de alto valor añadido y rentabilidad, Tubacex mantiene el foco en el segmento de energías de bajas emisiones con el desarrollo de nuevas soluciones innovadoras que apoyen el proceso de descarbonización de los clientes, o la entrada en mercados en desarrollo, como el hidrógeno o la a captura y almacenamiento de carbono.

Europa Press Comunicados Empresas