La vieja Pescanova avisa de que la ampliación en Nueva Pescanova no puede acordarse sin su apoyo hasta agosto

Publicado 28/04/2016 14:52:14CET

MADRID, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

La vieja Pescanova ha advertido de que la ampliación de capital que preparan los bancos en Nueva Pescanova consistente en el canje de deuda por acciones no podría acordarse sin su voto afirmativo hasta el próximo 1 de agosto, dada la "cautela" existente en los estatutos de la pesquera.

"Esta cautela permitirá que la junta general de accionistas de Pescanova, que se estima celebrar en julio, pueda acordar con antelación su posición como primer socio en la junta de Nueva Pescanova que trate sobre dicha ampliación", ha señalado la firma, que teme que una eventual ampliación de capital en Nueva Pescanova pueda diluir su participación del 20% en la pesquera, capiteneada ahora por los bancos con el 80% del capital restante.

Aunque el voto de la antigua Pescanova es necesario para acordar una ampliación de capital en la compañía pesquera antes del próximo 31 de julio, de acuerdo con sus estatutos, los administradores de Nueva Pescanova podrían proponer al resto de socios una ampliación de capital a partir de esa fecha.

La vieja Pescanova ha afirmado que es "notorio" el perjuicio que el incumplimiento "totalmente injustificado" por parte de Nueva Pescanova en la entrega de las cuentas anuales 2015 previstas para el 31 se marzo de 2016 le está causando "al impedir que complete la contestación al requerimiento de la CNMV que permita levantar la suspensión de la cotización".

En caso de que una vez presentadas las cuentas Nueva Pescanova no haya facilitado un plan de negocio actualizado, la vieja Pescanova presentará a la CNMV el elaborado con motivo de los concursos de acreedores con las correcciones oportunas.

PAGO POR GASTOS DE FUNCIONAMIENTO.

El consejo de administración de la vieja Pescanova ha informado de que Nueva Pescanova ha acordado abonar a la sociedad 308.550 euros, relativo al primer pago anual de 255.000 euros más IVA contemplado en el proyecto de fusión y doble segregación en concepto de gastos generales de funcionamiento.

A ello se suma el pago de diversas facturas pendientes de pago a acreedores de Pescanova de fecha previa a la segunda segregación, por un importe total cercano a 200.000 euros. No obstante, los administradores señalan que persisten diferencias de criterio en otras partidas económicas.

La antigua Pescanova, que mantiene registrada por un valor cero su participación del 20% en Nueva Pescanova, teme además que la compañía proponga a su junta general que se calcule el valor razonable de la deuda concursal a largo plazo, actualizando a una tasa inferior a la empleada por ella, lo que tendría el correspondiente efecto negativo sobre el patrimonio del grupo.

Dado el importe cercano a 700 millones de euros que alcanza la deuda concursal, el efecto de una reducción en la tasa de actualización de un 1%, supondría una reducción "significativa" del patrimonio neto de Nueva Pescanova estimada en unos 40 millones de euros, aproximadamente.

A principios de este mes, EY, el auditor de la antigua Pescanova, avisó de que la continuidad de la actividad de la compañía dependerá de la capacidad de que la Nueva Pescanova pueda hacer frente a sus obligaciones.

El auditor rechazaba dar su opinión sobre las cuentas de la firma al no encontrarse auditada su participación en Nueva Pescanova, ya que las cuentas correspondientes al ejercicio 2015 de esta última no están auditadas.

La vieja Pescanova registró un resultado neto de 38.000 euros durante su primer trimestre fiscal, desde diciembre de 2015 a febrero de este año, con un patrimonio neto de 829.000 euros.

La firma gallega, que se anotó pérdidas de 5,87 millones de euros un año antes, precisó que los datos del primer trimestre de 2016, que no han sido auditados, no son comparables con los del mismo periodo de 2015, ya que entonces Pescanova controlaba el Grupo Pescanova y, en consecuencia, la información era del grupo consolidado.

La compañía es desde finales de noviembre de 2015, cuando tuvo lugar el cambio de control, una sociedad de cartera con dos activos significativos: una cuenta a cobrar a Nueva Pescanova por 42,88 millones de euros al cierre del primer trimestre y una participación societaria en Nueva Pescanova del 20% valorada provisionalmente a cero euros a la espera de conocer las cuentas anuales auditadas de Nueva Pescanova correspondientes al ejercicio 2015.

Para leer más

Europa Press Comunicados Empresas