Publicado 02/09/2013 18:44:50 +02:00CET

Villar Mir advierte de que la reforma energética hace "imposible" competir

El ministro de Industria y Energía, José Manuel Soria
Foto: EUROPA PRESS

BOO DE GUARNIZO (ASTILLERO), 2 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha defendido este lunes en el acto del centenario de la planta de Ferroatlántica en Boo de Guarnizo (Astillero), perteneciente al Grupo Villar Mir, que las medidas incluidas en la reforma energética, aunque "dolorosas", son "determinantes" para un sistema eléctrico "estable" y "cierto a medio y largo plazo".

   Durante su participación en el acto institucional del centenario de la planta cántabra de Ferroatlántica, ha explicado que el Ministerio sabía que la reforma energética contiene medidas que no iban a ser "fácilmente aceptadas" por los afectados --ni por los consumidores y tampoco por los operadores-- si bien ha vuelto a atribuirlas al "déficit eléctrico".

   Así, ha opinado que se trata de un "problema difícil" y "complejo" que "no tiene una solución fácil". En su defensa de su reforma energética, ha señalado que en ella se incluyen "resortes" que permitirán "adaptarse a medida que se vayan produciendo cambios".

   Aunque ha reconocido que el coste energético genera "desventajas competitivas" para España en relación con otros países del entorno, algo que, según ha dicho, el Gobierno central "está trabajando para mejorar", Soria ha asegurado que hay otros "aspectos determinantes" en la competitividad en el que España va "por buen camino".

   Así, ha citado como ejemplo la evolución de los costes laborales unitarios en España y la "relocalización" que está permitiendo.

"IMPOSIBLE" COMPETIR

   Con estas palabras ha respondido Soria a las advertencias lanzadas en el acto por el presidente del Grupo Villar Mir, Juan Miguel Villar Mir, de que el coste de la energía en España puede hacer "imposible" competir y la actual presencia de Ferroatlántica en cinco países (España, Francia, Venezuela, Sudáfrica y China), en los que actualmente el Grupo tiene quince plantas.

   Tras subrayar que "jamás" ha pedido ayudas o subvenciones a la Administración, ha asegurado que el Grupo del que forma parte la planta de Boo no pide más "que poder trabajar en paz".

   Ha recordado que se trata de un industria "muy electrointensiva" y ha señalado que en España están pagando por el kilowatio/hora "algo más del doble" que en otros países, como Francia.

   Esta situación también ha sido denunciada por el presidente del Grupo Ferroatlántica, Pedro Larrea, quien ha señalado que en los últimos años el precio de la energía para su industria se ha incrementado en un 65 por ciento.

   Aunque ha apoyado los "esfuerzos reformadores" del Ministerio de Industria y Energía en el sector eléctrico dirigidos a incrementar la competencia y la eficiencia del sector para conseguir un suministro competitivo para la industria y las "expectativas" en torno a la reforma energética, Larrea ha reconocido la "grave preocupación" por algunas disposiciones recogidas en los borradores normativos en los que se está trabajando.

   Concretamente, se ha referido a aquellas que tienen que ver con la gestión de la demanda y ha confiando en que el Ministerio atienda sus reclamaciones en este asunto y permita a una industria como la suya seguir aportando servicios de gestión de demanda "en condiciones similares a las actuales" y asegurar de este modo que la industria española mantenga un suministro eléctrico "competitivo".

  "Lo único que pedimos es que el sector eléctrico sea competitivo. Nosotros somos competitivos en una industria global y una industria mundial y lo único que estamos pidiendo es que también el suministro eléctrico de España compita con los países de nuestro entorno", ha dicho Larrea, en la misma línea que Juan Miguel Villar Mir.

   El Grupo Villar Mir adquirió en diciembre de 1992 Ferroaleaciones y Electrometales S.A. (FYESA), origen de lo que hoy es Ferroatlántica.

   Actualmente, Ferroatlántica es el mayor comprador de energía eléctrica español y la planta de Boo --inaugurada en 1913 bajo la denominación Electro Metalúrgica del Astillero S.A.-- es el segundo consumidor industrial de energía eléctrica, con 485.305 Mwh en 2012.

   En el acto del centenario de la planta de Boo, también ha intervenido el presidente de Cantabria, Ignacio Diego, quien ha considerado "vital" la reforma energética ante el problema del déficit de tarifa y ha expresado su "confianza" en ella.

   A la entrada del acto, y junto a los trabajadores de Sniace, han protestado los sindicatos CC.OO y UGT por las políticas industriales del Gobierno central, su impacto en Cantabria, y también por la reforma energética.

   Así lo han asegurado en declaraciones a los medios de comunicación los secretarios generales de UGT y CC.OO, María Jesús Cedrún y Carlos Sánchez, respectivamente.

   El máximo responsable de CC.OO en Cantabria ha reclamado leyes que "faciliten o abaraten" el coste de la producción energética.

Europa Press Comunicados Empresas