Actualizado 03/03/2017 06:28 CET

El Gobierno de Japón responde a Trump y defiende que Toyota es un contribuyente importante en EEUU

Toyota asegura que su volumen de producción y de empleo en EEUU no disminuirá por la construcción de la nueva planta en México

MADRID, 6 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Japón ha defendido este viernes que Toyota Motor es un contribuyente importante para la economía de Estados Unidos, en respuesta al presidente electo de EEUU, Donald Trump, que advirtió al fabricante automovilístico de que le impondría fuertes aranceles aduaneros si seguía adelante con la construcción de una nueva planta de producción en México.

"Toyota es un importante ciudadano corporativo de Estados Unidos", comentó al respecto el portavoz del Ejecutivo de Shinzo Abe, Yoshihide Suga, en una rueda de prensa recogida por Reuters, mientras que el ministro de Economía, Comercio e Industria, Hiroshige Seko, realzó la contribución de las empresas japonesas al empleo en el país norteamericano.

En un 'tweet', Trump advirtió a Toyota de que o construye en el país la planta que el fabricante japonés de automóviles tiene previsto levantar en Baja California (México) o tendrá que hacer frente a fuertes aranceles para la comercialización de sus vehículos a través de los concesionarios estadounidenses.

El presidente electo aseguró que si la compañía nipona construye en el país azteca la planta para fabricar los Toyota Corolla que se comercializarán en el mercado norteamericano, en lugar de hacerlo en Estados Unidos, tendrá que pagar fuertes impuestos en la frontera.

No obstante, la planta para fabricar los Toyota Corolla se construyendo desde el mes de noviembre en el Estado mexicano de Guanjauto, no en Baja, y tendrá una capacidad de producción 200.000 vehículos anuales a partir de 2019, cuando esté plenamente operativa.

TOYOTA REALIZA UNA INVERSIÓN DIRECTA DE 20.700 MILLONES EN EEUU

Por su parte, Toyota Motor afirmó que su volumen de producción y empleo en Estados Unidos "no disminuirá" por la construcción de la nueva planta de Guanjauto, para la que el fabricante tiene previsto destinar una inversión de 1.000 millones de dólares (940 millones de euros).

"Esperamos colaborar con la Administración Trump en favor de los mejores intereses de los consumidores y de la industria del automóvil", indicó Toyota, que realiza una inversión directa en EEUU superior a los 21.900 millones de dólares (20.700 millones de euros) y dispone de 10 plantas de fabricación, 1.500 concesionarios y 136.000 empleados en el país, según los datos de la compañía.

La advertencia de Trump se suma a otras alusiones en Twitter al sector del automóvil. Esta misma semana, el presidente electo de Estados Unidos instó a General Motors a trasladar la fabricación del Chevrolet Cruze de México a territorio estadounidense.

Asimismo, a mediados del pasado mes de noviembre Trump aseguró que había convencido al presidente de Ford, William Clay Ford, de que la compañía no cerrara su factoría de Louisville (Kentucky) para traspasar su actividad a México, una posibilidad que no estudiaba la empresa.

En este sentido, Ford canceló el pasado lunes una inversión de 1.600 millones de dólares (1.500 millones de euros) en México, para invertir parte de esta suma --700 millones de dólares (660 millones de euros)-- en una planta de Estados Unidos.

OBLIGA AL BANCO DE MÉXICO A VENDER DÓLARES

Esta serie de acontecimientos ha hundido la cotización del peso mexicano hasta mínimos históricos, lo que ha obligado al Banco de México a vender directamente dólares con el objetivo de intentar aliviar las presiones inflacionistas.

En una nota, el banco central azteca anunció que "ha estado vendiendo dólares directamente en el mercado cambiario con la finalidad de proveer liquidez y atenuar la volatilidad que se ha observado en días recientes".

El organismo monetario, además, se mostró disponible para volver a intervenir en el mercado "si se presentaban condiciones excepcionales en el mismo", lo que relajó la tendencia bajista de la divisa mexicana, que cotiza actualmente en torno a los 21,3 pesos por dólar.