Actualizado 31/12/2015 16:59:36 +00:00 CET

La mitad de los padres aragoneses regalarán un dispositivo móvil para Reyes, según un estudio de holaMOBI

ZARAGOZA, 31 Dic. (EUROPA PRESS) -

Uno de cada dos padres regalará a sus hijos para Reyes un dispositivo móvil, que según datos del estudio realizado por holaMOBI, será principalmente un smartphone o una tableta.

Se estima que el 63 por ciento de los aragoneses se decantará por la compra de móviles libres, mientras que el 37 por ciento restante los adquirirá a través de una operadora. En plena era digital, este cambio hacia el regalo "tecnológico" pone de manifiesto sin embargo, otros problemas que afectan directamente a la salud ocular por el "altísimo riesgo que tiene para los ojos de los más pequeños de la casa, el uso masivo de las pantallas".

En este sentido, los niños son los más vulnerables ante los efectos de la luz de alta energía de las nuevas pantallas por lo que es "imprescindible" protegerlos.

"Lo primero sería poner protección en las pantallas ya que los niños no están preparados para recibir esta cantidad de luz tantas horas y sobre todo, regular también qué uso hacen de estos dispositivos", ha destacado el director general de Reticare, Nilo García.

En el mercado existen soluciones que permiten paliar estos efectos como los protectores oculares Reticare, capaces de absorber la luz de alta energía emitida por estos dispositivos. Estos protectores tienen el objetivo de reducir el factor de riesgo para la retina y prevenir futuras dolencias visuales. También sirven para disminuir síntomas como picor de ojos, dolor de cabeza, ojos irritados, visión borrosa y patologías del sueño. Esta iniciativa española surge tras más de 14 años de investigaciones junto con la Universidad Complutense de Madrid.

A nivel regional un total de 52.670 niños aragoneses de entre 10 y 15 años ya tienen un teléfono móvil, según datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística. Sin embargo, apenas un 0,5 por ciento dispone de una protección adecuada en estas pantallas, han informado en una nota de prensa.

Una situación que se produce principalmente por el desconocimiento que los padres tienen de los efectos adversos que puede implicar una exposición a estas pantallas sin la adecuada protección. Además de un uso responsable de estos dispositivos, dicha protección es imprescindible para salvaguardar la salud ocular de las generaciones futuras.