Actualizado 25/06/2020 13:03:47 +00:00 CET

Aumentan un 57% las personas atendidas por Cáritas durante la pandemia y 1 de cada 4 pedía ayuda por primera vez

Persona mayor con mascarilla
Persona mayor con mascarilla - DIÓCESIS DE CORIA-CÁCERES

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

El número de personas atendidas por Cáritas ha aumentado un 57% durante los últimos tres meses por la pandemia del Covid-19 y una de cada cuatro acudió a pedir ayuda por primera vez.

Así se desprende de una encuesta realizada a todas las Cáritas Diocesanas de España y presentada este jueves 25 de junio por Cáritas Española en una rueda de prensa en Madrid.

Según el avance de datos aportado por la secretaria general de Cáritas Española, Natalia Peiro, en los últimos tres meses el número de peticiones de ayuda que han recibido las Cáritas se ha incrementado un 77%. Si bien las demandas presenciales cayeron un 26%, el incremento de las solicitudes por teléfono ha crecido un 60% y un 20% a través de otros canales virtuales, como redes sociales, correo electrónico y web.

El alza de las situaciones de necesidad provocada por esta crisis ha traducido ese aumento de demandas de ayuda en un "importante" crecimiento del 57% en las personas atendidas.

En cuanto al perfil de las personas que han acudido a Cáritas durante esta crisis, una de cada tres personas (33%) es nueva o hacía más de un año que no acudía solicitando ayuda. En concreto, el 26% era la primera vez que lo hacía.

Además, durante la pandemia, Cáritas ha multiplicado por 2,7 los fondos económicos destinados a cubrir necesidades básicas como alimentación o vivienda, a los que se han sumado, "de forma menos intensa pero considerable", la solicitud de conexión y dispositivos electrónicos para poder seguir el ritmo escolar, la ayuda para la realización de trámites online y el apoyo afectivo ante situaciones de soledad e incertidumbre.

La encuesta pone también el foco en la realidad de las personas sin hogar y destaca que en los últimos tres meses, ha creado más de 1.300 nuevas plazas complementarias, el 71% de titularidad pública y el 28%, de gestión propia. En 2019, Cáritas gestionó 5.000 plazas dirigidas a personas sin hogar y acompañó a número total de personas sin hogar estimado entre 35.000 y 38.000 personas.

DE LA FATIGA DE COMPASIÓN AL REBROTE DE SOLIDARIDAD

Además, Natalia Peiro ha destacado que, si bien el año pasado Cáritas advertía de que la sociedad española estaba "desvinculada", ahora a raíz de la pandemia han observado que "esta fatiga de la compasión ha dado paso a un esperanzador rebrote de solidaridad".

En la rueda de prensa también se han ofrecido los datos de la actividad de Cáritas en 2019, cuando se invirtieron 337 millones de euros para acompañar a un total de 2,4 millones de personas, de las cuales, 1,4 millones en España y 988.237, en proyectos de cooperación internacional.

Donde se concentra el mayor número de participantes son los programas de Acogida y Asistencia (72,7%), seguido de Empleo y Economía Social (7%). En cuanto al origen de los fondos, el 71% del total procedían de donaciones privadas y un 29%, de financiación pública. Asimismo, el documento pone de relieve que el trabajo fue posible gracias a la labor de 80.995 voluntarios y 5.571 personas contratadas.

Por otro lado, Cáritas ha presentado el Informe 2020 de la Fundación FOESSA 'Distancia Social y Derecho al Cuidado', que pone de manifiesto que la pandemia "ha paralizado el lento proceso de recuperación que venía iniciándose desde mediados de la década y ha trastocado todas las previsiones", tal y como ha alertado el técnico del Equipo de Estudios de Cáritas Española, Guillermo Fernández.

De los datos del informe se desprende que la pobreza severa no había parado de aumentar, a pesar de la recuperación del empleo, antes de la Covid-19. "Llueve sobre mojado", ha explicado Fernández, precisando que hoy tres de cada 10 personas en exclusión grave carecen de cualquier tipo de ingreso.

Otra de las conclusiones del estudio es que los hogares en exclusión grave que se sostenían sólo de los ingresos de su propia actividad laboral, "han vuelto a caer dramáticamente", de forma que, actualmente, "solo 1 de cada cuatro hogares se puede sostener del empleo".

Además, Fernández ha alertado de que España tiene por delante "una crisis de emergencia habitacional en ciernes" pues tras el primer impacto del coronavirus, la mitad de los hogares en situación de grave precariedad no pueden hacer frente a los pagos de hipoteca o alquiler de la vivienda (49,2%) y no disponen de dinero suficiente para pagar gastos de suministros (51,2%).

Cáritas también advierte sobre el peso que ha adquirido la salud en esta crisis ya que el 60% de los hogares en exclusión grave ha visto cómo empeoraba su estado psico-emocional durante el confinamiento, y el 26% consideran que ha empeorado su estado físico.

Por otro lado, Cáritas señala que la conciliación y las oportunidades de una mayor convivencia han estado determinadas por los niveles de renta. Así, un 18% de los hogares en exclusión grave con menores de edad a cargo admite haber tenido que renunciar a una ocupación o puesto de trabajo. Fernández también ha puesto de relieve la situación de las familias que se han tenido que hacer cargo de un familiar con dependencia.

CONFINADOS SEGUROS, DE RIESGO O DESARRAIGADOS

Asimismo, el informe pone de manifiesto que las redes de apoyo, "debilitadas tras la última crisis, pierden aún más capacidad de ayuda" y destaca como novedad de esta crisis, la introducción de una nueva variable de estratificación social vinculada al riesgo de confinamiento: los confinados seguros, los confinados de riesgo y los desarraigados.

Entre los retos que plantea Cáritas para mejorar el modelo de desarrollo social, destaca: aislar el debate sobre la salud pública de "la crispación del clima político"; revisar la atención a la dependencia, ante las deficiencias del sector, "que se ha puesto en evidencia de forma dramática en las residencias"; visibilizar el pilar de los cuidados, y consolidar el Ingreso Mínimo Vital, desvinculándolo del derecho a recibir apoyo para la inclusión social.

"Es una ayuda interesante, un hito, pero no va a eliminar la pobreza en este país, sobre todo, cuando en el caso de muchas personas, la pobreza está desvinculada de la percepción de ingresos. ¿Ayudará? Sí. ¿De forma suficiente? No", ha zanjado Guillermo Fernández.

PIDE UNA REFORMA FISCAL

Otros de los retos que propone la confederación son: reducir la brecha digital con una estrategia coordinada porque "no vale de nada regalar ordenadores"; y llevar a cabo una reforma fiscal en el sentido de la "pedagogía" porque "la sociedad española cree mucho en los servicios públicos y les pide ayuda, pero no está tan dispuesta a aportar dinero de su bolsillo para sostener esa situación".

"Nuestra propuesta tiene más que ver con un tema de responsabilizarnos fiscalmente mucho más de las necesidades comunes de la ciudadanía. ¿Eso se tiene que traducir en un aumento de los impuestos? No planteamos exactamente eso porque habrá una parte que tendrá que ver con que paguen más los que más tienen, otra que tendrá que ver con que todos tengamos que poner en la bolsa y otra con reformas en el sistema de decucciones o tipos impiositivos", ha explicado.

Finalmente, Cáritas pide en su informe Foessa "construir puentes en un contexto de fuerte enfrentamiento político-social" con "liderazgos políticos y sociales que generen consenso y que no sean manipulados e ideologizados por ningún bloque que trate de sacar rédito electoral".

Precisamente, el presidente de Cáritas Española, Manuel Bretón, ha comentado que recientemente se ha dirigido por carta tanto a los responsables del Gobierno como a los distintos partidos políticos para explicarles la situación en la que se encuentra la población atendida por Cáritas y está teniendo "una respuesta bastante importante" y ha pedido "que esa crispación que se ve ahora baje su tono".

500517.1.260.149.20200625110501
Vídeo de la noticia
Contador

Para leer más