Cáritas Europa dice que los temporeros "no son trabajadores low cost" y exige a la UE que respete sus derechos

Actualizado 14/05/2013 16:31:15 CET

MADRID, 14 May. (EUROPA PRESS) -

Cáritas Europa ha lanzado un comunicado este martes para recordar que los temporeros "no son trabajadores low cost" y exigir al Consejo y al Parlamento Europeo que respeten sus derechos, ante la perspectiva de que se modifique la propuesta de Directiva de la Comisión Europea sobre estas personas convirtiéndoles en empleados "de segunda clase, con menos derechos que los trabajadores permanentes".

Esta declaración, que se firma en connivencia con siete redes sociales europeas, defiende la propuesta inicial de la Comisión Europea porque subraya la necesidad de proteger a los trabajadores estacionales en todo el continente, con medidas como la implantación de estándares de trabajo y vivienda para reducir los riesgos de explotación y satisfacer las demandas del mercado laboral sujeto a actividades de temporada.

Para Cáritas y el resto de redes sociales que apoyan la declaración, esta propuesta es "un paso en la dirección correcta" para proteger a unos trabajadores que están "entre los migrantes más vulnerables" pues no sólo se enfrentan a condiciones "muy difíciles o incluso ilegales" de trabajo, sino que además "tienen escaso acceso a la ayuda legal para denunciarlo".

Sin embargo, el Parlamento y el Consejo están negociando una modificación de aquella iniciativa y Cáritas Europa teme que los intereses económicos a corto plazo "lleven a ver a los temporeros como fuerza de trabajo 'low-cost', que se limitan a llegar, hacer un trabajo estacional y regresan a casa, lo que podría anular la visión a largo plazo de la UE como el campeón de los derechos humanos".

En este sentido, insta a los Estados miembros a evitar "cualquier tentación" de tratar a los trabajadores estacionales como "de segunda clase", respetar el "principio de igualdad", de modo que los temporeros reciban "idéntico trato en cuanto a las condiciones de trabajo, los derechos sociales y acceso a ayuda legal" en toda la Unión Europea, mediante una carta de derechos laborales uniforme y común para todos los países.

Para ello, solicitan al legislador que se asegure de que la directiva garantiza esta igualdad de derechos, define "claramente" el estatuto de 'trabajo de temporada' para impedir el dumping social entre nacionales y no comunitarios, aclara el papel de las agencias e intermediarios para evitar la explotación y la trata de seres humanos, eefuerza los mecanismos de denuncia y fortalece las normas y prácticas relacionadas con las inspecciones laborales.

La declaración la firman junto a Cáritas Europa la Asociación Europea de Derechos Humanos (AEDH), Coordination et Initiatives pour Réfugiés et Ètrangeres (CIRE), Churches Comission for Migrants in Europe (CCME), European Network Against Racism (ENAR), European Federation of National Organisations Working with the Homeless (FEANTSA) y Platform for International Cooperation on Undocumented Migrants (PICUM).