Publicado 13/02/2014 14:03

El compostaje permitiría reducir un 65% las emisiones de CO2 en la gestión de los residuos, según Amigos de la Tierra

Desechos de una explotación agrícola
CEDIDA

MADRID, 13 Feb. (EUROPA PRESS) -

El compostaje de materia orgánica separada de forma selectiva permitiría reducir un 65 por ciento las emisiones de la gestión de los residuos y contribuiría a combatir el cambio climático, según concluye el informe 'El compostaje: receta para reducir la huella de carbono en España' de Amigos de la Tierra, que ha lanzado un vídeo en el que explica la importancia de este sistema de gestión.*

El informe, publicado por Amigos de la Tierra y realizado por la consultora Inclam CO2 recoge el estudio comparativo a nivel estatal de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) derivadas de la simulación de los diferentes sistemas de recogida de residuos orgánicos y su tratamiento en compostaje doméstico y comunitario, planta de compostaje, bioestabilización, vertedero e incineración.

En el estudio se tiene en cuenta el transporte del residuo orgánico desde su punto de generación hasta la zona de tratamiento, e incluye los consumos energéticos de agua y electricidad en las plantas de tratamiento.

Además, la ONG denuncia en su informe la "falta de transparencia" de las administraciones y autoridades competentes porque en el estudio non se han podido contabilizar las emisiones producidas en vertedero e incineradora al no disponer de datos públicos validados y completos de gran parte de las instalaciones.

Por ello considera "escandalosa" la falta de datos oficiales y públicos en materia de emisiones que provienen de la gestión de residuos, la deficiencia en la actualización de las estadísticas estatales de los organismos oficiales, así como una incoherencia de cifras en función de la fuente de consulta.

Sin embargo, pese a la insuficiencia de estos datos, el informe se muestra claramente favorable a la implantación de la separación selectiva de la fracción orgánica y el compostaje.

REDUCIR LA HUELLA DE CARBONO

Concretamente, apunta que tratar un kilogramo de residuo orgánico con compostaje doméstico y comunitario no contabiliza ninguna emisión. Le sigue el compostaje en planta que produce un porcentaje de un 15,99% de huella de carbono. A esto hay que añadir que la aplicación del compost generado en los suelos aumenta el contenido de materia orgánica en los mismos fijando carbono, lo que contribuye a frenar el cambio climático.

Sin embargo, el estudio señala que tratar un kilogramo de residuo orgánico no recogido de forma selectiva y tratado en planta de bioestabilización eleva el porcentaje de contribución a la huella de carbono hasta un 31,64 por ciento, prácticamente el doble.

Los porcentajes en el caso del tratamiento de incineración y vertedero se disparan hasta alcanzar el 34,39 por ciento y 46,15 por ciento respectivamente. Se debe resaltar que la contribución a la huella de carbono sería incluso mayor si se pudiese disponer de los datos de los GEI emitidos por estas instalaciones.

"No tiene ningún sentido dejar pudrir materia orgánica de los residuos en vertederos o emplear energía para secarla y luego quemarla en incineradoras, mientras podemos obtener un compost de calidad y avanzar de forma sencilla hacia el residuo cero. Conseguimos una economía circular y un uso más eficiente de nuestros recursos", ha destacado la responsable del Área de Recursos Naturales y Residuos de Amigos de la Tierra, Diana Osuna.

Por ello, la asociación demanda una mayor responsabilidad y compromiso a las autoridades responsables para que impongan una separación selectiva de la materia orgánica, a través del 5º contenedor o el puerta a puerta, y refuercen su apoyo al compostaje doméstico y comunitario. "Hay razones ambientales, económicas y sociales. Hay respaldo social. Hay necesidad. No hay excusas", sentencia.