Actualizado 11/12/2007 13:17 CET

La FAO alerta de la desaparición de los ecosistemas de montaña a causa del cambio climático

ROMA, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los ecosistemas de montaña y sus poblaciones se están viendo afectados por el calentamiento del planeta, según advirtió hoy la Organización de las Nacionaes Unidas para la Agriculatura y la Alimentación (FAO) con motivo del Día Internacional de las Montañas. Según el comunicado, la fusión de los glaciares incrementa, además, la disponibilidad de agua a corto plazo pero también aumenta la probabilidad de inundaciones, migración de especies y escasez de agua a largo plazo.

Mientras esto siga ocurriendo, según Alexander Müller, Director General Adjunto del Departamento de Ordenación de Recursos Naturales y Medio Ambiente la FAO, "es probable que cambien las corrientes fluviales y que la escasez de agua genere conflictos y afecte a la producción de energía hidroeléctrica, la silvicultura y los medios de subsistencia basados en la agricultura".

Los servicios que ofrecen los ecosistemas de montaña se extienden con frecuencia más allá de sus áreas geográficas e incluyen el balance hídrico, la regulación del clima, y el mantenimiento de diferentes especies vegetales y animales.

En cuanto a las causas del cambio climático, la principal es la creciente concentración de emisiones de gases de efecto invernadero. Según el Cuarto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, las emisiones globales de este tipo de gases, de origen humano, se han incrementado notablemente en los últimos 30 años, aumentando un 70 por ciento entre 1970 y 2004.

En Bhután, por ejemplo, los glaciares están retrocediendo actualmente entre veinte y treinta metros al año, lo que ha provocado numerosas inundaciones con efectos devastadores: pérdida de vidas, cosechas y pastos. En los Andes de Perú, el "león dormido", conocido casquete de hielo ha desaparecido completamente, provocando la sequía de los canales de drenaje y causando con ello el desplazamiento de los rebaños de pastoreo. Por el mismo motivo ha aumentado la preocupación por el futuro del riego, la generación de electricidad y la minería.

El aumento de temperaturas, debido al cambio climático, también puede afectar a la salud humana y del ganado. Por ejemplo, el calor aumenta la probabilidad de que la malaria se siga desarrollando en altitudes más altas como sucede hoy en África oriental y los Andes. Para algunos animales silvestres, un clima más cálido puede significar su extinción a medida que sus hábitats desaparecen.

PAPEL DE LA FAO

El calentamiento global ha provocado que el ser humano utilice técnicas para adaptarse al cambio. La prevención de desbordamientos de los lagos glaciares en el Himalaya o la diversificación de servicios de las estaciones de esquí en Europa y Norteamérica para compensar la pérdida de clientes por la falta de nieve, son algunos ejemplos.

En este sentido, la FAO está trabajando con los gobiernos en la ordenación de cuencas hidrográficas y en la revisión del uso del suelo, ya que las inundaciones, los corrimientos de tierras y las avalanchas son propensos a hacerse más graves y afectar a zonas consideradas hasta ahora como seguras.

Bhután ha sido pionero en la creación de una Comisión Nacional del Cambio Climático para identificar zonas inseguras que puedan verse afectadas por las inundaciones. Por ejemplo, los habitantes de las zonas rurales han recibido radios como herramientas básicas de alerta temprana.

Éstas y más cuestiones relativas al cambio climático serán estudiadas durante una reunión de Alto Nivel sobre la Seguridad Alimentaria Mundial y los Desafíos de la Bioenergía y el Cambio Climático que se celebrará en la sede de la FAO en Junio de 2008.