El Gobierno quiere impulsar la "diplomacia contra la pobreza" para sacar de esta situación a 2 millones de niños

Entrevista de Europa Press al Alto Comisionado para la lucha contra la pobreza i
Ricardo Rubio - Europa Press
Publicado 20/10/2018 13:02:39CET

   MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El Gobierno de Pedro Sánchez quiere trabajar en la "diplomacia contra la pobreza", es decir, conocer las políticas y medidas que se están implementando en otros países para aprender de ellas y construir una especie de "bloque" con los responsables de la lucha contra la pobreza infantil de otros países, para colocar este problema en el centro de la agenda europea y hacer presión para obtener más fondos de Europa.

   "Trabajamos mucho en lo que llamamos diplomacia contra la pobreza, un término que manejamos aquí que es, por una parte, conocer las políticas que se están desarrollado en otros países, para aprender de lo que hacen y construir una especie de bloque o 'lobby' de organismos que realizamos las mismas tareas de cara a colocar el tema en la agenda europea y presionar para obtener más recursos de Europa", ha explicado el Alto Comisionado para la Pobreza Infantil, Pau Marí-Klose, en una entrevista concedida a Europa Press.

   En el marco de esta "diplomacia contra la pobreza", hace algunas semanas, el Alto Comisionado visitó al delegado interministerial francés de lucha contra la pobreza infantil para conocer lo que están haciendo en el país galo.

   De esta forma, considera que podrán "sentar las bases de presión en Europa" para que este problema se coloque en el centro de la agenda europea y se introduzca en el nuevo marco presupuestario plurianual, que comienza en 2021 y que se está negociando en estos momentos.

   "En Europa ahora se está debatiendo la posibilidad de desarrollar una garantía infantil similar a la garantía juvenil, serían recursos para favorecer la inclusión en la infancia, a nivel educativo, de vivienda, de salud", señala.

   En España, hay más de dos millones de niños y niñas en situación de pobreza. Además, el 7 por ciento de las familias españolas (entre 400.000 y 500.000 niños), se encuentran en una situación de pobreza severa, es decir, que en un hogar de dos adultos y dos niños ingresan menos de 7.000 euros al año o lo que es lo mismo, menos de 600 euros al mes.

   Marí-Klose precisa que a lo mejor las familias lo esconden, lo disimulan o intentan que a sus hijos no les falte de nada y rechaza un "cierto negacionismo" que a veces surge cuando alguien dice que no ve pobres en su barrio. Lo que los indicadores reflejan es que en España, un 28 por ciento de niños vive en situación de pobreza.

DEJA CICATRICES

   A su juicio, es un problema "de magnitud" que tiene "consecuencias importantes" para los menores a nivel de salud, por ejemplo, de obesidad, o a nivel educativo, porque genera "brechas" y se traduce en fracaso escolar o abandono prematuro. "La pobreza infantil deja cicatrices, sus efectos se proyectan sobre el futuro", afirma.

   En cuanto a las medidas que deben adoptar para combatir la pobreza infantil, el Alto Comisionado propone algunas concretas como aumentar la cantidad "raquítica" de 24 euros al mes que reciben las familias con hijos a cargo, una petición que va en línea con lo acordado por el Gobierno con Unidos Podemos en su pacto de Presupuestos Generales del Estado 2019, en el que se comprometen a aumentar esta cantidad hasta los 473 euros anuales.

   La prioridad, según indica, es llegar mejor a las personas que sufren pobreza severa, por lo que sugiere aumentar "progresivamente" las ayudas a estas familias. El programa de ingreso mínimo vital tendría un coste de 6.000 millones de euros, según calculan, pero el objetivo es ir inyectando dinero poco a poco en un horizonte de cuatro o cinco años. En los Presupuestos Generales del Estado de 2019, sugiere doblar o incluso triplicar los 300 millones anuales que supone el coste de la prestación actual.

   También están "alineados" con el Ministerio de Educación para "mejorar" los programas de becas. En este sentido, Marí-Klose propone que las becas tengan en cuenta "fundamentalmente el factor socioeconómico" de las familias y aumente "la cobertura y la generosidad". Sobre medidas concretas, apunta que "lo ideal" sería que las familias en situación de pobreza "nunca paguen matricula universitaria".

REFLEXIÓN SOBRE AMPLIAR LA ESCOLARIZACIÓN OBLIGATORIA

   Asimismo, el Alto Comisionado reflexiona sobre la posibilidad de "estudiar" aumentar la edad legal de escolarización obligatoria a los 18 años, un asunto que "se ha contemplado alguna vez". "No estoy diciendo que se lo esté proponiendo al Gobierno, es una reflexión personal que se ha hecho dentro del partido y en comisiones de estudio", puntualiza.

   Sobre los menores tutelados, se muestra partidario de arbitrar medidas para posibilitar que estos niños sigan estudiando y reciban protección especial del Estado para impedir que queden "totalmente a la intemperie" al cumplir 18 años.

   También subraya la importancia de la universalización de la educación de 0 a 3 años --medida que también recoge el acuerdo de Presupuestos del Gobierno con Unidos Podemos--. A su juicio, en esa etapa ya se generan "brechas muy fuertes" en competencias básicas entre los niños de familias de clase media y alta, donde los menores son estimulados con música, cuentos o manualidades, y los niños cuyos padres sufren una situación de estrés económico o tienen unos horarios asociales.

EL RIESGO POR CCAA

   En cuanto a la forma en la que se reparte la pobreza en España, el Alto Comisionado puntualiza que algunas comunidades autónomas tienen un riesgo "significativamente más alto" que otras. Si bien, indica que todas se están "poniendo las pilas" y cita ejemplos de buenas prácticas en País Vasco, Navarra, Asturias, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Aragón o Cataluña.

   A su parecer, en esta progresiva toma de conciencia, la crisis ha sido "un acicate". Antes de 2007 había en España 250.000 hogares sin ingresos, ascendieron a más de 700.000 durante la crisis y ahora se han reducido a 500.000. Además, antes de la crisis los niños en riesgo de pobreza representaban el 25 por ciento y ahora son el 28,3 por ciento, más de 2 millones de niños. Si se emplea el umbral de pobreza alta, el porcentaje se sitúa en un 15 por ciento, o lo que es igual, un millón de niños.

   "Utilices el indicador que utilices siempre encuentras que las tasas de pobreza en la infancia son más altas que en cualquier otro grupo de edad. Los niños son el colectivo que concentra las situaciones de mayor privación material", subraya Marí-Klose.

   Preguntado por la gestación subrogada, el Alto Comisionado precisa que es "inaceptable desde un punto de vista progresista" porque las gestantes "son muchas veces mujeres desfavorecidas de países del tercer mundo que exponen sus cuerpos a riesgos" por gestar a los hijos de parejas occidentales.

Contador