Las ONG expresan su preocupación por el fin del mandato internacional que coordina las ayudas a Birmania por el 'Nargis'

Actualizado 12/05/2010 15:02:04 CET

MADRID, 12 May. (EUROPA PRESS) -

Los trabajadores de ayuda humanitaria han expresado este miércoles su preocupación por la próxima disolución del grupo de coordinación internacional creado para supervisar las ayudas a los afectados por el ciclón 'Nargis' que devastó el sudeste de Birmania en 2008, según informó la agencia de noticias humanitarias de Naciones Unidas (IRIN).

El Grupo Central tripartito (TCG, por sus siglas en inglés), que incluye al Gobierno de Birmania, a la ONU y la Asociación de Países del Suroeste Asiático (ASEAN), se estableció en el país para facilitar el acceso, evaluar las necesidades y desarrollar un plan de recuperación de las tierras del delta del Irrawady, las más afectadas por el fenómeno meteorológico.

Pero su mandato expira el próximo 31 de julio y será el Ministerio de Bienestar Social birmano quién asuma dichas responsabilidades. Las agencias humanitarias están preocupadas por si se verá afectado el acceso de la ayuda internacional y los esfuerzos para la recuperación de la zona.

"Los ministerios en Birmania son muy burócratas, a menudo retrasan las decisiones menores por temor a ser responsables de un error", dijo un asesor local para varias ONG que trabajan en el delta, Kyaw Myint.

Las ONG internacionales se han quejado de las dificultades a las que se encuentran frente el "excelente acceso" que tiene el personal de las ONG locales. "Es frustrante porque las ONG locales tienen acceso, pero son las ONG internacionales las que tienen toda la financiación", subrayó Myint.

Uno de los cooperantes de la ayuda internacional en el delta, que deseaba permanecer en el anonimato, expresó su preocupación por los permisos de viaje. "Todas las solicitudes de permisos de viaje tienen que ser revisadas y sin duda esperamos problemas o retrasos en este sentido", dijo el cooperante.

Sin embargo, otras organizaciones internacionales se alegraron de que el Ministerio de Bienestar Social birmano, que trabaja en estrecha colaboración con las ONG internacionales, sea quien tome las riendas. "Trabajamos muy bien con el Ministerio de Bienestar Social", dijo la directora de la organización humanitaria Oxfam en el país, Grace Ommer.

PELIGRAN LOS PERMISOS

En un principio el Gobierno birmano negó los visados a los cooperantes internacionales después del ciclón. Y a partir de julio será el ministerio birmano, que ha creado un grupo especial encabezado por el viceministro U Aung Tun Khine, quién se encargue de la coordinación de la recuperación de la zona, incluida el control de acceso y la aprobación de visados.

El TCG está acreditado para cambiar hacia una nueva situación bajo la confianza que se ha creado entre los distintos grupos de trabajo para ayudar a los necesitados. "Se asignó a la ASEAN el papel de agente", dijo el responsable del Centro de Coordinación de la Recuperación del TCG, Joern Kristensen. "Ahora es este el cargo del Gobierno y el TCG ya no es necesario", añadió.

El TCG ha desempeñado un valioso papel en las actividades de rescatey de recuperación, elogió el coordinador de la ayuda humanitaria de la ONU en Rangún, Bishow Parajuli. "La cooperación y la comprensión del Gobierno de Birmania para facilitar el apoyo necesario es importante y clave para atraer apoyo de los donantes", añadió.

El coste total estimado de la recuperación del ciclón 'Nargis' y el Plan de Preparación es de aproximadamente 691 millones dólares (544 millones de euros) hasta 2011, pero de esta cantidad sólo 180 millones de dólares (141 millones de euros) han sido recibidos, según precisó Parajuli a IRIN.

El ciclón 'Nargis' golpeó el delta los días 2 y 3 de mayo de 2008 y se cobró más de 138.000 vidas. Afectó a 2,4 millones de personas y casi la mitad de ellos necesitan actualmente ayuda.