Los petirrojos europeos invernan menos en España

Actualizado 26/01/2015 19:18:36 CET
Dibujo Petirrojo
Foto: SEO/BIRDLIFE

MADRID, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Los petirrojos europeos invernan menos en España debido al cambio climático, según un estudio del investigador de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Complutense de Madrid José Luis Tellería.

   El autor, que ha publicado su estudio en la revista científica de SEO/BirdLife Ardeola, ha llegado a la conclusión de que la llegada de petirrojos extra-ibéricos ha caído en un 80% a través del análisis del número de recuperaciones de anillas de petirrojos europeos durante las últimas décadas.

   "Los resultados demuestran que, pese al creciente número de petirrojos anillados y controlados, hay una reducción en el número de recuperaciones extra-ibéricas desde la década de los 70. Esto apoyaría la retirada hacia el norte de las áreas de invernada de ciertos migrantes parciales por el efecto del calentamiento global", explica Tellería.

   De este modo, el trabajo refleja que el número total de anillas recuperadas de petirrojo europeo se ha incrementado como consecuencia del aumento de la actividad del anillamiento (143 recuperaciones antes de 1970, 171 entre 1971-1999 y 3.286 entre 1991-2010). En cambio, el estudio indica que a pesar de este incremento, el número de ejemplares marcados fuera de la Península y recuperados en España decrecía desde la década de 1970 en adelante (106 en 1979, 100 entre 1971-1990 y 26 entre 1991-2010), mientras que las recuperaciones a corta distancia (ejemplares ibéricos) aumentaban exponencialmente.

   Así, del informe se desprende que "estos resultados corroboran la reducción del número de petirrojos invernantes en España procedentes del centro y norte del Europa".

   "Este decrecimiento no se puede explicar por cambios en la actividad anilladora en dichas décadas ya que, por el contrario, los esfuerzos de anillamiento se han incrementado. Ni tampoco se debe al declive de las poblaciones de esta especie pues hay evidencias de que el número de petirrojos está aumentando en Europa según el European Bird Census Council (EBCC)", añade el autor.

   Por tanto, para SEO/BirdLife este estudio ha revelado que el petirrojo es un indicador del cambio climático, "particularmente por los inviernos menos crudos en Centroeuropa". "El calentamiento global influye en la fenología y la conducta de las aves, corroborando que estas son un indicador de los cambios en nuestro entorno", ha destacado la organización.

   Además, Tellería subraya que la conducta del petirrojo "es una tendencia general que afecta a casi todos los paseriformes analizados como el bisbita pratense, la lavandera blanca, el zorzal alirrojo, el zorzal común, la curruca capirotada y el mosquitero común, con descensos que oscilan entre el 30% y el 100% aproximadamente".