Publicado 04/08/2015 18:37CET

PGE.- Trabajadores sociales señalan que la subida en el sector no suple lo recortado en años anteriores

MADRID, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Consejo General del Trabajo Social (CGTS), que representa a 40.000 trabajadores sociales de toda España, denuncia que, pese al aumento del 7,7 por ciento de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) destinados al sector, todavía se van a invertir 422 millones menos que cuando empezó la legislatura, lo que supone un recorte real del 16,7 por ciento desde 2011.

"Aunque desde el Gobierno se lance el discurso triunfalista de que han aumentado los presupuestos en servicios sociales, no los han devuelto a los niveles anteriores. Se hace hincapié en que hemos salido de la crisis, pero lo cierto es que se sigue invirtiendo menos que hace cinco años, aunque la demanda haya aumentado", han apuntado en un comunicado.

Del mismo modo, la presidenta del CGTS, Ana Lima, ha señalado que los profesionales "siguen viendo cómo los servicios sociales están desbordados y las ayudas cada vez son más escasas".

En este sentido, recuerda que el Plan Concertado, la partida con la que el Estado cofinancia, con autonomías y ayuntamientos, los centros municipales de servicios sociales, se ha congelado por tercer año consecutivo. "En realidad ha disminuido en 170.000 euros los 32 millones anteriores", indica.

Para los trabajadores sociales reponer esta partida es "crucial", para el mantenimiento de la red pública de servicios sociales. Según señalan, los centros municipales de servicios sociales son "la puerta de entrada al sistema, a través de ellos se solicitan ayudas como la de la dependencia o las rentas mínimas".

"Además de hacer un informe, un diagnóstico y un pronóstico social, es donde se hace un seguimiento de los casos y, entre otras cosas, permite dotar de ayudas de emergencia a las familias. Por ello, reforzar este capítulo es una de las principales demandas que el CGTS ha remitido a los partidos políticos en un documento de propuestas para que las incluyan en sus programas electorales", apunta el consejo.

Del mismo modo, denuncian un cambio de modelo y critican que la responsabilidad pública, del Estado y las administraciones, se está derivando al tercer sector, que debe ser complementario. "Estamos dejando el Estado de Bienestar para volver a la beneficencia", insiste Lima.

PARTIDA PARA LA DEPENDENCIA

Finalmente, el CGTS cuestiona que el incremento de 75 millones que se va a destinar a la dependencia, sea suficiente. En 2015, esta partida se congeló en 1.177 millones, aunque ya se sabía que el 1 de julio entrarían en el sistema unos 310.000 dependientes más que hasta ahora no tenían derecho a las ayudas, los moderados.

"Para 2016, el Ejecutivo destina 1.252 millones, 75 millones más alegando que se van a destinar a atender a estas personas. A ellas hay que sumarles otras 130.000 personas, con grados más elevados de dependencia, que están en lista de espera", apunta.