24 de febrero de 2020
 

Una treintena de activistas se concentran en Madrid contra las redadas racistas

Actualizado 21/03/2012 13:57:45 CET
Parad El Racismo No A Las Personas
EUROPA PRESS

MADRID, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

Una treintena de activistas se han concentrado este jueves en la madrileña plaza de Lavapiés para pedir que cesen las identificaciones policiales basadas en criterios raciales, una practica que, aseguran, "altera la vida de los ciudadanos" y "criminaliza a la inmigración".

Así lo ha explicado en declaraciones a Europa Press Cristina Manzanedo, del área jurídica de Pueblos Unidos, entidad firmante junto a Amnistía Internacional, las Brigadas Vecinales de Observación de Derechos Humanos, SOS Racismo y Women's Link Worldwide de un manifiesto contra estas detenciones en el Día Mundial contra el racismo.

Para Manzanedo, aunque es "un avance" que el Ministerio del Interior haya afirmado que "se irá hacia una política de detenciones más sensata", el hecho es que "pese a estas declaraciones esta práctica se sigue produciendo hoy en día" y para erradicarla, "no basta con instrucciones verbales".

En este sentido, los convocantes de la protesta reclaman la modificación de la circular 1/2010 sobre detenciones, el documento "en el que se apoya la policía" para dar el alto a ciudadanos basándose en su apariencia física.

Además, reclaman que se reforme el sistema de medición de objetivos que utilizan las comisarías y que relacionan el número de detenciones con el grado de eficacia policial, un método que, conforme ha señalado Manzanedo, provoca las 'redadas racistas' al ser los inmigrantes los más fáciles de identificar.

"El año pasado se hicieron más de siete millones de detenciones y seguro que un altísimo porcentaje tenían que ver con extranjería", ha lamentado, para incidir en que esta "práctica indiscriminada" deriva en que "muchísimos" extranjeros son trasladados a centros de internamiento aunque no hayan cometido un delito, sino la falta administrativa de no tener la documentación en regla.

Durante la concentración, en la que los activistas han hecho sonar silbatos y han gritado proclamas como 'No son delincuentes, son nuestras vecinas', la responsable de Interior en Amnistía Internacional España, Virginia Álvarez, ha exigido a la Policía el cese de esta práctica que no sólo afecta a los inmigrantes, ya que "muchas personas sólo por su apariencia, tienen que demostrar cada día que no son extranjeros o que no se encuentran en situación irregular".

Entre los manifestantes se encontraban distintas personas de origen extranjero que han prestado su testimonio sobre la "persecución", a la que afirman, se ven sometidos por las fuerzas del orden. Es el caso del maliense de 38 años de edad S., quien ha declarado a Europa Press que pese a los ocho años que lleva residiendo en España, no hay semana en que no se tope con un control policial.

"A veces han parado a otra gente cuando tú estás llegando y los ves venir. No van de uniforme. Te paran, te preguntan. Sobre todo en el metro, pasa siempre", ha asegurado.

El manifiesto recuerda que esta práctica es discriminatoria, como ya han hecho saber a España distintos organismos internacionales, que "alimenta los prejuicios contra las minorías" y que tiene "graves consecuencias en la vida diaria de las personas, pues afectan a su libertad de circulación provocando en ocasiones que lleguen tarde al trabajo o que tengan miedo de salir a la calle".