Empleadas del hogar: a más pobreza, peores condiciones

Actualizado 29/03/2017 10:50:24 CET

   MADRID, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El empobrecimiento de las familias españolas ha afectado a la "precarización" del empleo doméstico pues, por un lado, no pueden gastar el mismo dinero que antes en este servicio, pero por otro, tampoco pueden prescindir de él cuando no les es posible acceder a servicios y prestaciones que cubren necesidades básicas debido a "los recortes o la privatización", según denuncia UGT en un estudio. También constata una "sobrerrepresentación" de las mujeres inmigrantes en estos puestos.

   El informe, titulado 'Trabajo doméstico. La "solución" del gobierno a los recortes del estado de bienestar', revela que hay una relación directa entre la situación económica de las familias y el salario de las personas trabajadoras del hogar ya que "la crisis, el desempleo, la desaparición de servicios públicos o el pago por la sanidad y la educación, han reducido y cambiado el destino de los gastos de los hogares españoles".

   Según señala UGT, citando la Encuesta de Presupuestos Familiares del Instituto Nacional de Estadística, el gasto total de los hogares españoles destinado a emplear a personal doméstico ha disminuido significativamente coincidiendo con el periodo más grave de la crisis. En el año 2011, el gasto dedicado a salarios del personal doméstico, suponía el 1,13% del presupuesto del hogar mientras que en 2014 no superaba el 0,89%.

   "Por tanto, el trabajo doméstico juega un doble papel, por una parte, un gasto prescindible, con efectos en el empleo o en la precarización de las condiciones de trabajo y por otra, cuando no es posible acceder a servicios y prestaciones que cubran determinadas necesidades sociales, bien porque no existen bien porque su precio es inasumible para las familias", indican los autores del informe.

   Además, la nueva regulación laboral y de Seguridad Social del empleo en el hogar, que entró en vigor en enero de 2012 contribuyó, según el sindicato español, a la regularización de este trabajo pero también a que se redujeran los salarios de los empleados. Hasta el año 2011, el gasto medio dedicado a la Seguridad Social no llegaba a los 10 euros.

   Con la entrada en vigor de la nueva regulación en el año 2012, el informe constata un incremento del gasto en Seguridad Social con respecto al año 2011 del 54%, pero el gasto dedicado a salarios por los hogares ha pasado de los 857 euros en 2008 a 745 en 2014. En el caso de los trabajadores a tiempo parcial, que son la mayoría (54,2%), su sueldo ha decrecido de 523 a 378 en el mismo periodo.

   Por otro lado, el informe pone de manifiesto que el 28,1% del total del empleo doméstico de la Unión Europea está en España y que este país es el segundo en el que esta actividad representa el porcentaje más alto, respecto al total del empleo, con el 3,4%, solo superado por Chipre (3,6%). Mientras, en la media de la UE, el trabajo del hogar supone el 1% del total del empleo, según el estudio que cita datos de Eurostat.

   Además, de los datos se desprende que existe una relación inversa entre el empleo en la asistencia en establecimientos residenciales, y las actividades de servicios sociales sin alojamiento y el trabajo doméstico.

   En España, el empleo en estas dos actividades representa el 2,5% del total del empleo del país, por debajo de la media Europea (4,6%), frente al 3,6 que representa el trabajo doméstico.

   "El trabajo doméstico suple en España, parte de las carencias en materia de servicios y prestaciones que deberían ser facilitados por las Administraciones Públicas", denuncia UGT.