Actualizado 18/08/2017 17:16 CET

Expertos analizan escenarios de agua con una perspectiva "creativa y estratégica" para combatir la sequía en Sudáfrica

Sequía
EUROPA PRESS

   MADRID, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

   El Fondo Mundial para la Naturaleza-Sudáfrica, con el apoyo de The Boston Consulting Group (BCG), reunió a principios de año a expertos de diversos ámbitos en Sudáfrica en el taller 'Future of Water', para discutir escenarios específicos con una perspectiva "creativa, emprendedora y estratégica" con el objetivo de ilustrar cómo las fuerzas de gran escala pueden influir en el futuro del agua en Sudáfrica, según ha informado el BCG.

   Los participantes del taller exploraron las implicaciones de cuatro escenarios de agua muy diferentes en la zona: 'Abajo del drenaje', en el que indican que hay abundante disponibilidad de agua en Sudáfrica, pero la infraestructura de agua mal mantenida y un estado socioeconómico deprimido han llevado a niveles excesivos de residuos; 'Peces grandes, estanque en crecimiento', en el que explican que el suministro de agua potable en Sudáfrica es adecuado y el entorno socioeconómico está en auge; 'Activos líquidos', que destaca que el país está experimentando un alto crecimiento económico, pero el agua limpia es cada vez más escasa y costosa debido a la sequía recurrente y a los altos niveles de contaminación; y 'Cry Me a River', que señala que Sudáfrica no puede hacer frente económicamente a la destructiva crisis del agua.

   Según datos del informe 'Escenarios para el futuro del agua en Sudáfrica', realizado por BCG, Sudáfrica está sufriendo una crisis del agua "grave" con muchas áreas del país que están agotadas de agua utilizable. Actualmente se utiliza el 98% del suministro de agua disponible, aunque se prevé que el uso del agua crezca a una tasa del 1% anual y la demanda supere la oferta en un 17% en 2030.

   Así, el estudio indica que, a pesar de la crisis, la demanda de agua sigue siendo alta, impulsada principalmente por el aumento de la producción en la agricultura (63%) y los sectores industriales (11%), como la manufactura y la minería. Las necesidades domésticas representan también un gran porcentaje de la demanda (26%), debido a los crecientes niveles de ingresos y al crecimiento demográfico.

   Según matiza, el uso excesivo de agua es un problema que "chupa" las fuentes de agua secas y las prácticas agrícolas e industriales irresponsables siguen perjudicando la calidad del agua. Esto, a su vez, daña los ecosistemas aguas abajo, como los humedales, que sirven para mitigar la contaminación, las sequías, las inundaciones y otros daños ambientales.

   El informe propone a Sudáfrica convertirse en un país consciente del agua; aplicar una sólida gobernanza del agua; administrar el suministro y la demanda de la misma; y convertirse en una economía inteligente en materia de agua y en líder en la comercialización de tecnologías de aguas bajas.

   Estas metas están respaldadas por 40 acciones concretas, incluyendo la creación de una plataforma en línea, el intercambio de mejores prácticas, el establecimiento de requisitos para la divulgación de información sobre el uso del agua, la diferenciación de las tarifas del agua y el establecimiento de algoritmos para calcular y controlar el uso del agua.

   Por último, el estudio revela que para revertir la crisis del agua, es fundamental no sólo involucrar a las autoridades nacionales y locales, sino también a los principales usuarios del agua, incluidos los representantes de la agricultura, la minería y otras industrias con uso intensivo de agua.

Para leer más