Publicado 30/09/2022 12:46

La soledad y los mayores: casi la mitad de los españoles teme estar solo al hacerse mayor

Archivo - Una mujer tiende ropa en su balcón
Archivo - Una mujer tiende ropa en su balcón - Jesús Hellín - Europa Press - Archivo

   Los problemas de movilidad, la salud y la falta de recursos económicos, principales preocupaciones ante una futura vejez

   MADRID, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El 48% de españoles teme estar solo al hacerse mayor y, aunque un 44% cree que el soporte de la familia a los mayores es fuerte en España, un 27% afirma que es responsabilidad de cada persona garantizar su calidad de vida durante ese periodo.

   Estas son algunas de las conclusiones de las conclusiones del informe 'Los españoles ante la vejez' elaborado por la Fundación Mutua de Propietarios, en colaboración con la Universidad de Barcelona, que ha analizado las percepciones sobre esta etapa de la vida desde las ópticas de quienes conviven con familiares de más de 75 años y de quienes proyectan su futura vejez y que se ha dado a conocer en el marco del Día Internacional de las Personas Mayores, que se celebra este 1 de octubre.

   Esta jornada se instituyó en 1990 por la Asamblea General de las Naciones Unidas con el fin de generar conciencia sobre el envejecimiento y el lugar de las personas mayores en la sociedad.

   En España, 4,73 millones de personas tienen 75 años o más (un 9,98% de la población) y, de ellos, un 35,1% de las mujeres y un 14,7% de los hombres entre 75 y 84 años viven solos, porcentajes que aumentan hasta el 44,1% y el 35,1%, respectivamente, a partir de los 85 años, según la Encuesta Continua de los Hogares del Instituto Nacional de Estadística (INE) correspondiente a 2020.

   "Ante una mayor longevidad, los españoles tenemos el reto de prepararnos y adaptar nuestro entorno para afrontar esta etapa y sus nuevas necesidades con la mayor calidad de vida posible", explica Laura López Demarbre, vicepresidenta ejecutiva de la Fundación Mutua de Propietarios.

   De acuerdo con el estudio, ante una futura vejez, los problemas de movilidad (68%), la salud (67%) y la falta de recursos económicos (59%) son las principales preocupaciones de los españoles, seguidas de la posibilidad de no contar con una pensión de jubilación (60%) y de sufrir soledad (48%).

   En este marco, los cuidados de terceras personas pertenecientes al círculo familiar o de amigos se presentan como la alternativa más probable entre los mayores con dificultades para realizar las actividades fundamentales de la vida diaria.

   De hecho, en la actualidad, un 45% de los mayores recibe ayuda de una persona con la que convive; un 25% de su círculo familiar y de amistades, mientras que un 25% recurre a la contratación de personal externo remunerado. La prestación de servicios sociales queda reducida a un 6% y un 16% no cuenta con ningún tipo de ayuda, según el informe.

   En cuanto a la percepción de los mayores, el estudio desvela que los españoles valoran muy positivamente el papel que realizan en el seno de las familias, tanto en el ámbito de la conciliación como en el económico. De hecho, un 85% confirma que "las personas mayores ayudan a sus familias ya sea cuidando nietos o ayudando económicamente".

   En este aspecto, el estudio apunta a que el hecho de vivir con los hijos no supone una mejor economía para los mayores. En muchas ocasiones, la razón para volver a vivir con los padres son las dificultades económicas por lo que estos hijos no aportan sino, por el contrario, son los ingresos de las personas mayores los que se reparten entre todos los miembros del hogar.

   Aunque un 58% de las personas mayores asegura que no tiene dificultades para llegar a fin de mes con los ingresos del hogar, un 24% manifiesta tener problemas económicos de forma ocasional; un 8% admite que son frecuentes y 5% señala que siempre los tiene. De hecho, un 34% de los mayores afirma que tendrá dificultad para mantener la calefacción encendida y un 43% para hacer frente a imprevistos superiores a 750 euros.

   En relación a quienes se muestran preocupados ante posibles problemas de movilidad, el informe de la Fundación Mutua de Propietarios alerta de que un 51% de las viviendas está poco o nada adaptada. Puertas automáticas (53%), suelos antideslizantes (43%) y rampas (38%) son los elementos no disponibles que podrían facilitar la movilidad. Por el contrario, el ascensor (68%) o el plato de ducha (57%) son elementos que la mayoría, o bien ya lo tienen disponible, o bien consideran que no es necesario.

   "En sociedades envejecidas, es necesario mejorar la accesibilidad a la vivienda para garantizar que actividades fundamentales, como ir a comprar o ir al médico, puedan efectuarse con facilidad", explican las doctoras Manuela Alcañiz y Mercedes Ayuso, de la Universidad de Barcelona.

   En concreto, una de cada 3 personas mayores de 75 años tiene dificultades para acceder desde la calle a su vivienda, bien porque no hay ascensor, bien porque ha de subir de forma obligatoria escaleras, o por ambos factores.

   Por su parte, desde la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) consideran conveniente recordar, con motivo de este Día Internacional, la situación de los mayores en este momento en el que la sociedad está cada vez más envejecida y en el que los mayores han sido tan castigados por la pandemia de Covid 19.

   Por ello, resalta varios factores que considera importantes como que el envejecimiento de la sociedad sea un hecho positivo y un triunfo social en el que es importante recordar los derechos y deberes de este grupo social. También ven importante ir adaptando ciudades y barrios, medios de comunicación, transporte, parques y todo lo relativo al día a día de las personas para canalizar este fenómeno y para disfrutar de la vida en comunidad.

   Además, considera que el sistema sanitario debe avanzar para procurar servicios de geriatría a todos los hospitales y acceso a la geriatría a todas las áreas sanitarias del país y argumenta que la pandemia ha constatado que hay que cambiar radicalmente el Sistema de Cuidados de Larga Duración y buscar un sistema comunitario y a domicilio, evitando en el mayor tiempo posible los ingresos en residencias.

INDEFENSIÓN DE LOS MAYORES CON DISCAPACIDAD

   Desde el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) han denunciado las condiciones de indefensión y vulnerabilidad de las personas con discapacidad mayores, debido a las circunstancias actuales de crisis energética, climática, política o de peligro bélico.

   En un documento de declaración por la jornada de este 1 de octubre, CERMI argumenta que "los profundos cambios de paradigmas sociales, tecnológicos y económicos que parecen llamar a la puerta, deben servir para que las personas mayores y con discapacidad mayores puedan incorporarse, con inmediatez y en igualdad de condiciones con el resto de las personas a la sociedad".

   En este sentido, denuncia que las personas con discapacidad mayores "siguen esperando soluciones, así como la consolidación y consecución de sus derechos más básicos". "Las personas con discapacidad mayores son las grandes olvidadas, especialmente las mujeres" advierte.

   Así, en su labor permanente y proactivo en favor de los derechos de las personas con discapacidad, el Movimiento CERMI hace un llamamiento a "la sociedad y a sus diferentes actores para que no olviden las recientes consecuencias de la pandemia sobre este grupo ciudadano y la nitidez con la que era percibida la necesidad e inmediatez de cambios profundos jurídicos, económicos y sociales que remediasen la durísima situación en la que vivían y finalizaban su vida muchas de estas personas".

   Por otro lado, el CERMI ha aplaudido la nueva Ley de Igualdad de Trato y No Discriminación, que ha definido como una "herramienta valiosa para consolidar los avances adecuados a una visión de la discapacidad y la edad como una cuestión de derechos universales perfectamente asumibles, base necesaria para un nuevo paradigma de convivencia humana".