Actualizado 29/12/2012 13:33 CET

El año 2012 ha sido "horrible" para la inclusión y los derechos de las personas con discapacidad, según el CERMI

MADRID, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), Luis Cayo, ha asegurado que el año 2012 ha sido "horrible" para la inclusión y los derechos de las personas con discapacidad.

En este sentido, Cayo ha subrayado, en declaraciones a Europa Press, que se trata de un año "aún no concluido", pero que ya "ha adquirido la nota de horror propia de lo que destruye lo valioso"

Asimismo, ha señalado que en este año "se han intensificado, hasta extremos de casi devastación, los efectos de la crisis económica y de los ajustes presupuestarios de todas las administraciones en las estructuras del bienestar dirigidas a las personas con discapacidad y sus familias".

Además, ha denunciado que otro "factor añadido negativo" es la paralización de las nuevas iniciativas, que dejan la agenda política de la discapacidad "inactiva, sin avances y todo justificado por la crisis".

El presidente del CERMI ha explicado que habría que distinguir dos planos. Por un lado, el territorial y, por otro, el estatal. En el plano territorial, correspondiente a las comunidades autónomas, Cayo ha apuntado a las políticas de recorte iniciadas hace cuatro o cinco años y que "se han agudizado de tal manera que el sector de la discapacidad corre un claro peligro de colapso".

En cuanto al plano estatal, ha destacado que el sector de la discapacidad "ha acusado con mayor virulencia si cabe las políticas de reducción del gasto impuestas por la situación económica". "No ha habido una voluntad de debilitar específicamente las políticas de discapacidad, pero los recortes han repercutido gravemente sobre los recursos y los dispositivos de apoyo a esta materia, situándolos en una posición de enorme precariedad y con dudas sobre su continuidad", ha aseverado.

"El error de nuestra clase política dirigente es que no saben actuar si no es echando mano del dinero --ha agregado--. No hay espacio siquiera para 'la agenda amable', es decir, para el conjunto de decisiones e iniciativas que no están condicionadas por los recursos económicos y que contribuyen a generar un cambio social favorable".

Cayo ha advertido de que los recortes en esta materia dan pie a la "destrucción del frágil bienestar alcanzado en los últimos años para un grupo social tan vulnerable en términos de derechos como el de las personas con discapacidad y sus familias". Así, ha asegurado que "no se salva nadie de la agresión contra la discapacidad, que ha sido práctica extendida y de la que solo cabe levantar acta".

Por último, ha recordado que "la situación en la que se encuentra la discapacidad es tal que ha llevado a hablar, sin exageración, de la discapacidad como zona próxima a lo catastrófico y que ha inducido a lanzar una llamada de socorro, un 'SOS Discapacidad', que clamaron más de 90.000 personas en Madrid el pasado día 2 de diciembre".