Actualizado 11/03/2009 17:40 CET

Los brazaletes GPS para maltratadores estarán controlados por técnicos en violencia de género y adaptados a discapacidad

MADRID, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los brazaletes de localización para maltratadores que persigue implantar el Ministerio de Igualdad estarán controlados por personal especializado en violencia de género y adaptados a víctimas o agresores con discapacidad sensorial, conforme los requisitos que ha impuesto el Gobierno para la contratación de este servicio.

Según el pliego del concurso público al que ha tenido acceso Europa Press, el objetivo del Ministerio es encontrar un modelo de doble dispositivo que conecte a la víctima y al agresor, por un lado, y a ambos con un centro de control que funcionará 24 horas al día todos los días del año y donde se encontrarán los operadores especializados.

En total, la empresa adjudicataria deberá "ser capaz" de entregar y activar entre mil y 3.000 parejas de dispositivos repartidos por todo el territorio nacional y garantizar como mínimo un operador en el centro de control por cada 200 sistemas de localización ofertados.

En este centro se recibirán prealertas en caso de proximidad y alertas múltiples cuando se violen los límites marcados por la orden de alejamiento, ya que el dispositivo de localización se impondrá por orden judicial como parte de las medidas cautelares de protección de la víctima de violencia de género, conforme ha reiterado en los últimos meses la titular de Igualdad, Bibiana Aído.

En cuanto a las capacidades del sistema en sí, el pliego detalla que debe ser capaz de detectar e identificar "en todo momento" el lugar en que se encuentra el agresor respecto de su víctima y viceversa; detectar y notificar cualquier intento de manipulación o fraude sobre el aparato; comunicar incidencias, y establecer comunicación por voz entre los operadores y los sujetos del dispositivo.

El sistema que llevará la víctima contendrá además, un botón de alerta que permitirá la comunicación con el centro de control. Los operadores que atiendan la llamada, deberán permanecer en contacto con la víctima para "su tranquilidad" desde el momento del aviso hasta la llegada de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad al lugar donde se encuentre.