Bruselas destaca que las áreas marinas protegidas, el 5,9% de la superficie, han reducido la presión de hábitats

Publicado 01/10/2015 16:05:18CET

BRUSELAS, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea ha publicado este jueves un estudio en el que destaca que la puesta en marcha de las áreas marinas protegidas (MPAs por sus siglas en inglés) ha reducido la presión sobre los hábitats y las especies, además de haber aportado beneficios medioambientales y económicos. Sin embargo, admite que únicamente el 5,9 por ciento de las aguas comunitarias está sujeta a protección, una cifra que queda lejos del objetivo del 10 por ciento de protección antes de 2020.

Así, el Ejecutivo comunitario ha recordado que bajo la Convención para Diversidad Biológica la UE se comprometió a asegurar la conservación del 10% de sus costas y de sus áreas marinas en 2020. En este sentido, el informe destaca que se han realizado "esfuerzos significativos" para establecer áreas marinas protegidas.

En concreto, el estudio asegura que hasta el final de 2012 el 5,9% de las aguas europeas fueron designadas como MPAs, una proporción que ha incrementado desde entonces, según resalta la Comisión, puesto que muchos Estados miembro han establecido nueva zonas protegidas.

Sin embargo, subraya que existen diferencias importantes entre regiones europeas. Así, establece que en tres de diez subregiones marinas el porcentaje de MPAs superaba el 10%, mientras que en otras dos regiones no alcanzaba el 2%. Además, apunta que existen notables diferencias entre zonas costeras y zonas de alta mar.

En cualquier caso, la Comisión Europea señala que "está demostrado" que una buena gestión de las áreas marinas protegidas tiene efectos ecológicos positivos. Por ejemplo, asegura que la densidad de las especies - número de plantas y animales en un área determinada - se ha incrementado en un 116% en las reservas marinas con alta protección.

En la misma línea, indica que la biomasa de plantas y animales ha crecido un 238% de media, mientras que el tamaño de los animales ha aumentado un 13% y la riqueza de especies lo ha hecho en un 19%.

Por otro lado, el estudio destaca que el papel de las áreas marinas protegidas va "más allá" de la conservación y que ayudan a obtener beneficios económico y sociales. En este aspecto, expresa que los beneficios generados por la red Natura 2000 (uno de los tres tipos de MPAs) alcanzaron los 1.500 millones de euros en 2011, según estimaciones, y que éstos se podrían incrementar hasta los 3.200 si se multiplicasen por dos estas zonas.

Por último, el informe remarca que al incrementar la biomasa de las especies, las áreas protegidas también contribuyen a recuperar las poblaciones de peces. Por ejemplo, afirma que al establecer la Reserva Marina de las Islas Columbretes en la provincia de Castellón, las capturas se incrementaron en un 10% al año.

Para leer más