Calvo sobre la muerte de Laura Luelmo: "El Estado y la democracia tienen que hacer más por la seguridad de las mujeres"

El juez ordena el levantamiento del cadáver de Laura Luelmo tras la identificaci
A. Pérez - Europa Press
Publicado 18/12/2018 9:47:57CET

MADRID, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha lamentado la muerte de la profesora Laura Luelmo, cuyo cadáver fue hallado este lunes en la localidad onubense del Campillo, y ha admitido la necesidad de que los estados realicen un mayor esfuerzo por garantizar la seguridad de las mujeres.

"El Estado y la democracia tienen que seguir haciendo mucho más por la seguridad", ha explicado Calvo en una entrevista en la Cadena Ser recogida por Europa Press. La vicepresidenta del Gobierno ha precisado que ese esfuerzo pasa por "mejorar la tipificación de algunos delitos que tienen que ver con la libertad sexual", pero también ha reconocido la necesidad de "seguir trabajando en muchas medidas de carácter penitenciario".

Para Calvo, las mujeres "tienen todo el derecho del mundo a pedir que las democracias les respondan más y mejor", y ha lamentado que en muchos casos "se banalice la situación de la mujer" y que "haya que pagar precios altísimos y crueles por la seguridad y la libertad".

Por otra parte, la vicepresidenta se ha referido al informe elaborado por el grupo de expertos al que el Gobierno ha encomendado la reforma del capítulo dedicado a los delitos sexuales en el Código Penal y ha recordado que se trata de un documento de "asesoramiento", ya que será el Gobierno "quien decida" cómo va a quedar el proyecto de reforma.

Calvo, quien aseguró haber hablado este lunes sobre el tema con la Ministra de Justicia, Dolores Delgado, ha admitido que, en la futura reforma, es necesario "mejorar mucho las condiciones de seguridad, no solo para las mujeres, sino de seguridad jurídica y de cómo se alcanza y se verifica el consentimiento".

En este sentido, la dirigente socialista ha garantizado que "el Gobierno tomará las decisiones que garanticen de manera exhaustiva lo que en otros países han podido alcanzar y que es que el consentimiento debe ser rotundo y claro". "Ahí solo vale la libertad de la mujer para acceder a tener relaciones íntimas", ha concluido la vicepresidenta.