Actualizado 28/06/2007 12:02 CET

El Congreso reconocerá hoy por ley las lenguas de signos y el apoyo a la comunicación de las personas sordas

MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El pleno del Congreso de los Diputados aprobará hoy el Proyecto de Ley por el que se reconoce y regula las lenguas de signos españolas y se regulan los medios de apoyo a la comunicación oral de las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas.

Este proyecto de Ley establece las garantías legales para el acceso a la comunicación en diversos ámbitos (educación, sanidad, Administración, cultura, medios de comunicación entre otros) y equipara la lengua de signos española y la catalana.

En términos generales, la norma facilitará a las personas con discapacidad auditiva (cerca de 2 millones de españoles, 100.000 con sordera profunda) la utilización de intérpretes de lengua de signos y el establecimiento de medios de apoyo a la comunicación, cuando lo precisen, en diferentes ámbitos públicos y privados.

Tras la negociación de los grupos la norma ha visto reforzada las garantías que deberá ofrecer el Estado. Por ejemplo, las Administraciones deberán disponer de los recursos necesarios para facilitar el aprendizaje, en los centros en los que se determinen.

Los mismo ocurre en otras áreas como la sanidad, la cultura, el ocio, la administración judicial y penitenciaria, o los medios de comunicación social. En este punto, todos los mensajes institucionales deberán ser "plenamente accesibles" a las personas sordas.

Igualmente, los poderes públicos, los partidos políticos y los agentes sociales deberán facilitar que las informaciones institucionales y los programas de emisión gratuita y obligatoria sean accesibles a este colectivo.

PERSONAS SORDOCIEGAS.

Otro de los puntos acordados es el reconocimiento "situación de especial dificultad" que padece el colectivo de personas sordociegas, estimado en un millar de españoles. Estas personas sufren un deterioro combinado de vista y oído que dificulta su acceso a la información, la comunicación y la movilidad afectándoles gravemente para llevar una vida "mínimamente autónoma".

En este sentido, la norma les reconocerá servicios especializados, métodos especiales de comunicación y personal debidamente formado. Además, insta al Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales a realizar un estudio en el que se determine el número de personas con sordo ceguera, sus condiciones de vida y ubicación geográfica, con el fin de determinar la creación de centros de referencia y recursos "más acordes" con sus necesidades.

La norma también la creación del Centro de Normalización Lingüística de la Lengua de Signos Española, con el objetivo de investigar, fomentar, difundir y velar por el buen uso de esta lengua. Este órgano estará presidido por el Gobierno central y será de carácter paritario entre representantes de la Administración y del movimiento asociativo.

Por último, la Ley contempla la elaboración de un estudio sobre los profesionales de las lenguas de signos y las titulaciones necesarias para su desempeño, así como el apoyo, por parte de los poderes públicos, a la financiación para la adquisición de apoyos técnicos para personas sordas.