21 de febrero de 2020
 

Nuria Varela presenta 'Feminismo para Principiantes', historia ilustrada "para no olvidar siglos de lucha"

Publicado 25/02/2018 13:02:51CET
Feminismo para Principiantes, Nuria Varela y Antonia Santolaya
EDICIONES B

   "Será un error histórico muy grande ignorar que millones de mujeres de todo el mundo reclaman que la democracia haga honor a su nombre", afirma

   MADRID, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

   La periodista y doctora en Ciencias Jurídicas y Sociales Nuria Varela presenta, de mano de la ilustradora Antonia Santolaya, 'Feminismo para Principiantes' (Ediciones B), una edición que mezcla el cómic y la narrativa "para no olvidar siglos de lucha" y poder entender gran parte del las reivindicaciones sociales que hoy están en la calle.

   Se trata, conforme explica en una entrevista con Europa Press, de una revisión del ensayo original, editado en 2008, que "con un lenguaje distinto y mucho peso de las ilustraciones" persigue "acercar el feminismo a todo el mundo" ofreciendo en sus páginas "la historia y el espíritu de lo que el Movimiento ofrece a la sociedad".

   Para Varela, el feminismo "es una historia de éxito y aporta mucho conocerla". "Sigue siendo muy desconocida y es importante entender que lo que aparece ahora no es algo nuevo, sino consecuencia de tres siglos de lucha", señala.

   Se refiere a lo que el asociacionismo llama ya "el año feminista", un 2018 en el que se ha convocado la primera huelga de la historia con la reivindicación de la igualdad de género que cuenta con el respaldo de los sindicatos mayoritarios en la esfera laboral, y en el que las organizaciones de mujeres prevén un nivel de movilización sin precedentes en torno al Día Internacional, el 8 de marzo.

   "Es lo que toca. Hay una respuesta potente y contundente a esta profunda desigualdad económica y social que seguimos padeciendo y a estos índices de violencia que son insoportables. El Movimiento Feminista en este momento está rompiendo el silencio fruto de la toma de conciencia de todos estos años y del trabajo de las mujeres. Estamos ante una ruptura del silencio que es el primer paso para poder cambiar las cosas", afirma.

   Varela destaca que en España hoy "hay cuatro generaciones de mujeres sentadas en las mismas mesas, trabajando juntas", por lo que es innegable que el empuje del movimiento hoy en términos de adhesión social "es fruto de todo el trabajo que se hizo previamente", pero también de una situación que no entiende de edades: "las jubiladas padecen mayor brecha económica, las jóvenes, unos niveles de violencia sexual que no hay que tolerar".

   En medio del movimiento, los partidos políticos, que a juicio de esta feminista, "no están a la altura". "Ninguno lo está, pero especialmente el de Gobierno, que no sólo no está trabajando duro en pro de la igualdad sino que ni siquiera cumple las leyes orgánicas que están en vigor. Tampoco ha parado de recortar presupuestos en igualdad y violencia de género desde que gobierna", denuncia.

   Habla también de Ciudadanos y su negativa a sumarse a la huelga feminista por entender que es ideológica. "Son capaces de decir que ellos no defienden los privilegios masculinos, cuando Ciudadanos precisamente es el que más lo hace y no sólo no ha aceptado ni una sola demanda de igualdad sino que ha pretendido cargarse una de las mejores leyes que tenemos, la de violencia de género", señala.

   Considera que "este es un momento muy importante de confusión política" y "será un error histórico muy grande" ignorar que "millones de mujeres de todo el mundo están reclamando que la democracia haga honor a su nombre", por una pose política.

   Para Varela, "el éxito del patriarcado es haberse hecho invisible". "No se ve. Se ha normalizado tanto la desigualdad que hay millones de personas que no la ven y creen que la desigualdad y esa mirada exclusivamente masculina sobre el mundo no sólo es normal, sino que es neutra. Es como el empeño de la RAE en que el masculino es neutro. Lo neutro no es masculino", afirma.

   A su juicio, esta es una de las razones que están detrás de la falta de apoyo a las movilizaciones del movimiento feminista que expresan algunos sectores de la sociedad, la normalización del patriarcado, y el "desconocimiento", sobre todo entre los hombres, por "falta de reflexión".

   "El reparto desigual de poder beneficia a una parte de la sociedad y esta no tiene ninguna intención de dejar de estar beneficiada. Si me lo hacen todo y no tengo una conciencia clara de igualdad, de justicia, de respeto a las mujeres, ¿Por qué voy a pelearme yo por un reparto justo del salario, por ejemplo? Tienes que tener una formación, una reflexión y una conciencia de justicia, de querer mejorar la sociedad, para sumarte", plantea.

"EL PATRIARCADO ES UN ENEMIGO MUY POTENTE"

   "El Feminismo ha empujado hasta llegar aquí. Ninguno de los derechos que tenemos nos los han regalado, ha habido que pelearlos y muy duro. El sufragismo tardó 80 años en conseguir su objetivo y sólo pedía el derecho a voto. Confío en lo que proponemos y en que tendremos éxito. Solo hay que ver que las sociedades más igualitarias son las más ricas, las más desarrolladas y las que tienen democracias más consolidadas. Esa es la prueba del algodón, las cotas de bienestar que tienen en esas sociedades", añade.

   Reconoce, no obstante, que "el patriarcado es un enemigo muy potente": "El 100% del poder religioso en el mundo es masculino, como el poder militar; el 90% del poder económico es masculino y en el poder político hay diferencias pero en ningún país hemos llegado a la paridad, así que será masculino en un 70%. Es un enemigo muy poderoso".

   "El trabajo feminista mejora la sociedad muy poco a poco, es verdad, pero va a ser muy difícil que habiendo millones de mujeres en el mundo que reclaman justicia, que reclaman acabar con la violencia, con la desigualdad económica y social, no se produzcan avances", afirma.