Actualizado 17/12/2012 15:02 CET

Policías, bomberos y miembros de Protección Civil aprenden la lengua de signos para atender a víctimas con discapacidad

El nuevo Plan de Formación de la Escuela de Seguridad Pública incluye por primera vez cursos de mediación para policías locales

SEVILLA, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Plan de Formación de la Escuela de Seguridad Pública de Andalucía (ESPA) de 2013, dirigido a policías locales, bomberos y miembros de servicios de emergencias y Protección Civil, incluye cursos de introducción a la lengua de signos española para que puedan atender adecuadamente a personas sordas o con discapacidad auditiva cuando han sido víctimas de violencia de género o de agresiones o han sufrido lesiones en un siniestro.

El Consejo Rector de la ESPA, organismo dependiente de la Consejería de Justicia e Interior, ha aprobado este lunes en una reunión presidida por el consejero, Emilio de Llera, el Plan de Formación del próximo año, en el que se establecen como acciones de especial atención la introducción al lenguaje de signos, así como la lucha contra la discriminación y la igualdad de trato y no discriminación de colectivos que sufren algún riesgo de exclusión.

En el ámbito de la formación dirigida a la Policía Local, el nuevo plan contiene como novedad la implantación de cursos sobre mediación, un procedimiento que permite resolver un conflicto sin necesidad de acudir a los tribunales y cuyo desarrollo está impulsando la Consejería de Justicia e Interior, según ha informado el departamento que dirige Emilio de Llera en una nota.

La mediación permitirá a los policías locales dispensar una mejor atención a la ciudadanía, ya que, además de un agente de la autoridad, deben prestar un servicio de protección y cumplen también importantísimas funciones como policía administrativa y asistencial, así como policía judicial.

En total, con el plan de 2013 se impartirán en total cerca de 8.800 horas de formación a través de cursos presenciales, semipresenciales y en red, que se convocarán a lo largo del próximo año tras su publicación en el BOJA. El objetivo fundamental de estos cursos es facilitar a policías locales, bomberos y miembros de los servicios de emergencias y Protección Civil de toda Andalucía una formación continuada para un mejor desempeño de sus cometidos y de la atención, por tanto, que recibe la ciudadanía.

La ESPA pretende así proporcionar a estos profesionales de la seguridad pública herramientas y técnicas de intervención que se adapten a las nuevas realidades, crear espacios de reflexión y de intercambio sobre sus prácticas profesionales, y establecer parámetros adecuados de calidad, productividad y mejora de la organización.

Para la elaboración del plan, la ESPA ha tenido muy en cuenta la experiencia del pasado ejercicio, las peticiones y sugerencias del alumnado, de los ayuntamientos y otros organismos, las novedades legislativas que afecten a la seguridad pública y las necesidades de especialización en áreas como el control de drogas en conductores, la mediación o la violencia de género.

SERVICIOS DE CALIDAD

Con esta apuesta por la formación continuada, la Junta de Andalucía persigue que los ayuntamientos y organismos públicos andaluces dispongan de buenos profesionales integrados en un proyecto común de seguridad pública, que ofrezca unos servicios de calidad a la ciudadanía.

En sus 25 años de existencia, la ESPA ha impartido un total de 4.600 cursos y ha formado a cerca de 140.000 profesionales de la seguridad y las emergencias, entre agentes de la Policía Local, Policía Nacional y Unidad adscrita a la Junta, bomberos, efectivos de Protección Civil y técnicos de emergencias de Andalucía y de otras comunidades autónomas.

Además, la ESPA ha hecho un esfuerzo por acercar la formación a los responsables de la seguridad y emergencias en Andalucía, organizando cursos comarcales en un gran número de municipios andaluces. De esta forma, cerca de 70.000 alumnos han podido acceder a esta acciones formativas en sus propias localidades, gracias al impulso de las delegaciones del Gobierno en cada una de las provincias y con la colaboración de ayuntamientos y diputaciones.

Paralelamente, se han ido mejorando las instalaciones de la Escuela de Seguridad Pública, que ofrecen el soporte técnico y didáctico necesario para una formación de calidad, y se han puesto en marcha nuevas experiencias que fomentan la teleformación, la especialización en las nuevas demandas ciudadanas en materia de seguridad y emergencias, y el incremento del número de horas prácticas en los cursos impartidos.