Actualizado 24/06/2009 21:34 CET

El presidente de Ruanda defiende que el TPIR transfiera a Ruanda los juicios contra los acusados de genocidio

KIGALI, 24 Jun. (Reuters/EP) -

El presidente de Ruanda, Paul Kagame, manifestó hoy que todos los sospechosos de cometer genocidio deberían ser transferidos a la Justicia ruandesa cuando el Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR) sea cerrado a finales de año.

Kagame aseguró que su país ha hecho reformas significativas en su sistema judicial y sus prisiones desde el genocidio de 1994, que costó la vida a cerca de 800.000 tutsis y hutus moderados. "Creo que debemos asumir (los casos) y creo sinceramente que podemos hacer un buen trabajo al respecto", declaró el presidente ruandés.

Ante las acusaciones de la comunidad internacional, que advierten de que la Justicia ruandesa no podría estar preparada para llevar a cabo juicios justos, Kagame señaló que fuera de su país no se entiende el progreso conseguido "para que Ruanda merezca tratar estos problemas".

El ministro de Justicia, Tharcisse Karugarama, recordó que Ruanda ha abolido la pena de muerte, ha consolidado sus instituciones judiciales y cuenta ahora con más instalaciones y personal de Justicia. "El TPIR ha presentado algunas recomendaciones que creyeron que podíamos aplicar. Lo hemos hecho", dijo Karugarama.

Sin embargo, el director ejecutivo de la ONG estadounidense Human Rights Watch, Kenneth Roth, expresó en una carta dirigida en abril a Karugarama su preocupación por la posibilidad de que los culpables cumplan sus penas completamente aislados, en contra de la legislación internacional y cometiendo "una violación de los Derechos Humanos".