El 10% de los menores en España son víctimas de delitos de odio

Actualizado 15/01/2019 15:18:51 CET
Colegio, aula, primaria, infantil, clase, niño, niña, niños, jugando, jugar
EUROPA PRESS - Archivo

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

El Ministerio del Interior ha presentado este martes, 15 de enero, un plan de acción contra los delitos de odio en los que, según se ha constatado, un 10% de las víctimas son menores de edad.

En rueda de prensa, el Ministerio ha presentado las líneas de actuación del plan, que son la mejora de la formación específica de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y el perfeccionamiento de los sistemas de prevención y de la atención a las víctimas. Todo ello con el objetivo de dar "una respuesta firme y con rigor" desde las instituciones.

De acuerdo a los datos oficiales ofrecidos por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en el año 2017 las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado registraron 1.419 delitos de odio, lo que supone un 11,6% más en 2016. Según ha precisado, los delitos que más se han incrementado son los relacionados con las creencias religiosas (un 119%), por motivos de ideología (un 72%), y racistas y xenófobos (un 26%).

El plan, que ha sido articulado por la Secretaría de Estado de Seguridad y coordinado por la Oficina Nacional de delitos de odios, ha contado con la colaboración de distintas ONG especializadas en colectivos vulnerables o en situación de riesgo. Precisamente los representantes de estas entidades sociales llevaban años reclamando este plan, al igual que una Ley Integral sobre Delitos de Odio, una norma en la que el ministro se ha comprometido a "trabajar" para "darle cuerpo".

COMBATIR EL DISCURSO DEL ODIO

El plan dado a conocer hoy, es una guía estratégica que establece una amplia serie de medidas para combatir la discriminación y las expresiones de odio contra colectivos vulnerables por motivo de su origen nacional o étnico, sexo o género, ideología, identidad sexual, religión, capacidades intelectuales o físicas y situación socioeconómica, entre otras razones.

Durante la presentación del plan, cuya ejecución será inmediata y estará vigente hasta finales del año 2020, el ministro del Interior ha definido como "una prioridad" la lucha contra la discriminación. "En los últimos años estamos viendo cómo avances en derechos que creíamos consolidados se están poniendo en cuestión y prolifera el discurso del odio hacia quienes no encajan en un modelo de sociedad monocolor y sectario que algunos pretenden imponer", ha declarado Grande-Marlaska, insistiendo en que "los derechos nunca se dan por adquiridos y hay que estar vigilantes".

Marlaska ha apuntado que estos delitos no representan un porcentaje significativo del total de infracciones penales cometidas en España --únicamente el 0,001% de total, ha precisado--. Sin embargo, ha dicho que los delitos de odio "revisten de especial gravedad" y son especialmente lesivos para la calidad democrática.

"Es fundamental que se incremente la confianza en las Fuerzas de Seguridad del Estado para que un mayor numero de delitos de odio salgan a la luz y se hagan visibles", ha argumentado Grande-Marlaska. Así, además de prevenir y perseguir los delitos de odio así como mejorar la respuesta de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, persigue reducir "la infradenuncia de estos delitos", que es especialmente alta en los casos de discriminación y ataques en redes sociales.

COMBATIR EL ODIO EN REDES SOCIALES

Por ello uno de los objetivos del plan es trabajar en la sensibilización de los distintos sectores de la sociedad civil, fomentando la colaboración activa con más ministerios y apostando por la difusión de acciones educativas que sirvan para conocer y prevenir estos delitos.

También se pretende perfeccionar los sistemas de recogida y tratamiento de datos estadísticos y otorga una especial relevancia a los estudios sobre esta tipología penal. Fruto de los primeros estudios, el plan incluye el desarrollo de procedimientos y herramientas digitales destinadas a contrarrestar el discurso del odio en redes sociales y difundir una "contranarrativa".

Según ha explicado, el responsable de Atención a Víctimas, Jaime Cereceda, en 2018 se han incluido datos sobre víctimas de discriminación por enfermedad y por edad, constatando que los menores son el 10% de las víctimas de delitos. Por ello, se ampliarán las charlas dirigidas a menores y profesores, según ha agregado Cereceda, al tiempo que ha defendido la puesta en marcha de herramientas que identifiquen a las potenciales víctimas vulnerables y en situación de riesgo.

De hecho, según establece el plan, se confeccionará una 'Guía de Actuación con víctimas de delitos de odio con discapacidad', en coordinación con las principales organizaciones representativas de estos colectivos.

Durante el acto, el delegado del CERMI para los Derechos Humanos y la Convención Internacional de la Discapacidad, Jesús Martín Blanco, ha dicho que el año 2018 ha sido "desolador en términos de delitos de odio para las personas con discapacidad". Concretamente, el CERMI ha documentado "más de 50 casos" que han vulnerado el artículo 16 de la Convención de la ONU de la Discapacidad, que hace referencia a la protección contra la violencia y el abuso.

Asimismo, ha avisado de que "la mayoría de delitos de odio contra personas con discapacidad no son denunciados", al tiempo que ha defendido la necesidad de una ley que refuerce la protección contra los grupos sociales que están más expuestos a este tipo de violencia.

La iniciativa, que cuenta con 472.500 euros presupuestados para su puesta en marcha y, incluye 47 medidas y 13 objetivos. En su elaboración han participado ONG y asociaciones especializadas a las que Grande-Marlaska ha agradecido su trabajo y "vigilancia" del cumplimiento por parte de las instituciones.

Asimismo, el ministro ha dicho que el plan "sienta las bases" para continuar esta cooperación mediante una agenda de reuniones con grupos de la sociedad civil que sirvan para actualizar sus propuestas y reivindicaciones.

Para leer más