PGE.- El Gobierno mide por primera vez el impacto de los presupuestos en la infancia y constata alto riesgo de pobreza

Publicado 14/01/2019 15:35:10CET
EUROPA PRESS - Archivo

   MADRID, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El Gobierno ha adjuntado por primera vez a los Presupuestos Generales del Estado un informe sobre el impacto de estos en la infancia, la adolescencia y la familia, en el que constata que el riesgo de pobreza o exclusión social en España "sigue siendo muy alto" y que es "el factor de discriminación más importante" que afecta a los niños españoles.

   Según explica el Ejecutivo, este documento no es solo el primero que presentan unos Presupuestos Generales del Estado, sino que es también "pionero en su ámbito", tanto en lo referido al "sector público en España" como, "sobre todo, en lo relativo a la presentación en los Presupuestos Generales de otros países del entorno social, económico y cultural".

   El informe comienza con un diagnóstico de los 18,5 millones de hogares que hay en España, que acogen una población total de 46,5 millones de habitantes, de los que 8,3 millones son niños o adolescentes, y de los que a su vez casi 2 millones se encuentran en riesgo de pobreza o exclusión social.

   Esta situación de riesgo de pobreza o exclusión social, según señala el Gobierno, se considera actualmente "el factor de discriminación más importante que confrontan los menores de 18 años".

   También analiza distintos ámbitos como la educación, la salud o la seguridad. En concreto, sobre el primero, se describe que si bien la tasa de escolarización obligatoria es próxima al cien por cien de la población, situaciones como las del abandono escolar temprano hacen que la tasa de alumnado que finaliza el bachillerato se reduzca al 55 por ciento de la población objetivo.

   Sobre el sistema sanitario, pone de manifiesto que, si bien este cubre los requerimientos básicos sobre la salud, existen "riesgos importantes para estos grupos de población, como la carencia de actividad física, los hábitos alimentarios no saludables, la obesidad y el consumo de alcohol, tabaco y drogas, y determinadas carencias o patologías relativas al bienestar emocional".

   También analiza de forma resumida la situación de seguridad ciudadana de la población menor de 18 años, señalando que casi el 50 por ciento de las víctimas de delitos contra la libertad sexual se registran en este grupo de población.

   El aumento en el uso de nuevas tecnologías, añade, ha hecho aparecer asimismo "nuevas figuras delictivas", que incluyen el acoso y la intimidación, "particularmente graves en sectores de población que presenten discapacidades".

   El diagnóstico de situación concluye con un breve análisis de la participación de niños y adolescentes en los foros que les son propios, como la familia y la escuela.