Amnistía Internacional pide al futuro Gobierno protección "adecuada" para refugiados y dejar atrás políticas "ambiguas"

Publicado 19/06/2019 16:54:46CET
CÁRITAS INTERNATIONALIS

MADRID, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional ha exigido al futuro Gobierno que "deje atrás las políticas migratorias ambiguas" y que "apueste claramente por proteger los derechos" de "manera adecuada" de las personas refugiadas. Así lo ha manifestado la entidad con motivo del Día Mundial del Refugiado que se celebra este jueves 20 de junio.

"El nuevo gobierno tendrá que decidir si sigue manteniendo una posición ambivalente en sus políticas migratorias o si da un paso al frente para proteger de manera adecuada a las personas migrantes y refugiadas y cumplir con sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos", ha asegurado el director de Amnistía Internacional España, Esteban Beltrán.

Según ha declarado, el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, "aseguró que derogaría" la disposición primera de la Ley de Seguridad Ciudadana, relativa a las medidas de rechazo en frontera de extranjeros en la valla de Ceuta y Melilla --más conocidas como 'devoluciones en caliente'--.

La organización ha recordado, además, que Marruecos "no es país seguro" para estas personas. En este sentido, sostiene que la aplicación del acuerdo bilateral de 1992 firmado entre España y Marruecos es una "muestra más de unas políticas de externalización que pretenden hacer de países como Marruecos o Libia, "guardianes" para contener la migración y mantener la Fortaleza Europa cerrada a cal y canto".

Según ha incidido, al amparo de la aplicación de este acuerdo, España ha llevado a cabo devoluciones 'exprés' a Marruecos "de decenas de personas en las que, debido a la celeridad con que se llevan a cabo, difícilmente pueden garantizar el acceso a un procedimiento individualizado con todas las garantías, y por tanto, a una asistencia letrada y de intérprete de calidad".

Por otro lado, Amnistía Internacional ha destacado que el Gobierno de Sánchez ha mantenido en el ámbito europeo "un discurso solidario en términos de acogida de personas refugiadas" y ha llevado a cabo a cabo algunas medidas "positivas" en materia migratoria, como la acogida de más de 600 personas rescatadas por el Aquarius el pasado mes de junio de 2018, tras quedar a la deriva cuando Italia y Malta se negaron a permitir su atraco.

Sin embargo, desde la organización han lamentado que medidas como el de la retirada de las concertinas en las vallas de Ceuta y Melilla "no se han llegado a materializar", mientras que se han tomado medidas "preocupantes", como la decisión "de impedir la salida de dos barcos, el Open Arms y el Aita Mari, bloqueados en los puertos de Barcelona y Pasaia, respectivamente, durante más de tres meses sin poder realizar sus labores de salvamento y rescate de migrantes en el mar.

SOLICITUDES DE ASILO "COLAPSADAS"

Asimismo, han destacado que las solicitudes de asilo en España "se encuentran colapsadas". Según cifras de EUROSTAT de marzo de 2019 España tenía pendientes de resolver más de 100.000 peticiones de protección internacional.

"España tiene que ser de una vez por todas un país de acogida en el que las personas refugiadas puedan solicitar asilo y tengan acceso a una verdadera protección. No es solo una cuestión de solidaridad, es una obligación que tienen todos los Estados firmantes de tratados internacionales como la Convención de Ginebra", ha declarado Beltrán.

"España puede y debe proteger a quienes huyen de la violencia, la guerra y la persecución. No es tan complicado: la solución pasa por establecer rutas legales y seguras para que estas personas no se jueguen la vida en viajes peligrosos", ha insistido, haciendo hincapié en el patrocinio comunitario, que implica a la sociedad en la acogida, y que se ha puesto en marcha en el País Vasco.