Actualizado 11/12/2007 13:46 CET

Unos 15.000 trabajadores sociales de Madrid, llamados a la huelga hoy en protesta por sus "contratos precarios"

Los sindicatos acusan a Amnistía Internacional, Intermón, Cáritas y Cruz Roja de "atentar contra los derechos de sus trabajadores"

MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

Unos 15.000 trabajadores de intervención social de Madrid están llamados hoy a la huelga por los sindicatos CC.OO y UGT para protestar contra sus contratos "precarios", puesto que muchas de las empresas que gestionan estas actividades se niegan a aplicar el primer Convenio Colectivo de la Intervención Social de la Comunidad de Madrid.

La jornada de paro se realizará en turnos de tres horas por la mañana y tres por la tarde, y estará acompañada por una concentración en la Puerta del Sol a las 12.30 horas para protestar contra la "fuerte temporalidad y precariedad" en los servicios de intervención social.

El director general de la Federación de Servicios y Administraciones Públicas de CCOO, Julio Novillo, aseguró que en el sector hay muchos contratos de obra y servicio "en fraude de ley", porque las empresas alegan que "los programas y servicios tienen fecha de caducidad", y concatenan contratos "sin dar a los trabajadores expectativas de estabilidad".

Así, Novillo denunció la situación de los trabajadores de algunas organizaciones no gubernamentales con "fines sociales" como Amnistía Internacional, Intermón, Cáritas y Cruz Roja, que se niegan a aplicar el primer Convenio Colectivo de la Intervención Social de la Comunidad de Madrid.

El convenio, que fue acordado en noviembre del año pasado por los sindicatos UGT y CCOO y por dos patronales del sector (AESAP y AEISN), fue publicado en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid el pasado mes de septiembre y tendrá vigencia hasta noviembre de 2008. Recoge nuevas condiciones para los trabajadores de este sector, una tabla salarial de referencia y la obligación de las empresas nuevas en el sector de mantener a las plantillas laborales que prestaron los servicios anteriormente.

Los sindicatos afirmaron que el convenio afecta a las empresas que ofrecen servicios de "vital importancia" para los ciudadanos, como actividades de integración social, apoyo extraescolar a niños o atención sociosanitaria. El perfil del trabajador es el de una persona joven y mujer, por lo que tiene que ser "objetivo prioritario de protección".

En este sentido, el secretario del Sector Autómico de UGT, Javier Sanz, denunció que la Comunidad de Madrid "es la que menos está haciendo en este sentido". No obstante, los representantes sindicales se mostraron satisfechos con el Ayuntamiento de Madrid, cuyos concejales se han mostrado partidarios del convenio y criticaron a los dirigentes del Gobierno regional de la Comunidad por "no hacer ningún caso" al mismo.

Por ello, quisieron dar un "toque de atención" a las distintas administraciones de Madrid para que pongan en los nuevos pliegos de condiciones que ofrecen a las empresas privadas que prestan servicios públicos "las condiciones acordadadas en el Convenio y se comprometan a aplicarlo".