Actualizado 28/06/2007 12:39 CET

Medio Ambiente celebra la declaración del Teide como Patrimonio Mundial y se felicita por la colaboración institucional

MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Medio Ambiente celebró hoy la inclusión del Parque Nacional del Teide en la lista de Patrimonio Mundial por sus valores naturales, convirtiéndose así en el tercer parque español que cuenta con este reconocimiento, y se felicitó por el trabajo de colaboración desarrollado por las administraciones para lograr este objetivo.

La Convención de Patrimonio Mundial de la UNESCO acordó la inclusión del Parque Natural del Teide en la lista de Patrimonio Mundial durante su trigésimo primera sesión, celebrada hoy en Christchurch, Nueva Zelandam.

Con esta decisión culmina un largo proceso impulsado por el departamento que dirige Cristina Narbona y en el que han trabajado activamente para lograr este reconocimiento el Gobierno canario, junto al Patronato del Parque Nacional, el Cabildo y los Ayuntamientos de la isla de Tenerife, además de haber contado con el apoyo de decenas de instituciones.

El Comité Español de Patrimonio Mundial asumió la propuesta y después la UNESCO la incorporó al listado indicativo de sitios a evaluar. El conjunto de las evaluaciones realizadas por técnicos especialistas sirvió de base para la decisión adoptada en Christchurch.

Tras conocer esta decisión, el Ministerio de Medio Ambiente, que durante esta legislatura ha promovido una nueva Ley de la Red de Parques Nacionales, destacó que este reconocimiento "avala la calidad incontestable del espacio y apostilla la eficacia de la gestión que las Administraciones Públicas han desarrollado en las últimas décadas".

TERCER PARQUE ESPAÑOL CON ESTE RECONOCIMIENTO

El Parque Nacional del Teide será el tercer espacio natural español declarado como Patrimonio de la Humanidad por sus valores naturales, junto con el Parque Nacional de Doñana y el Parque Nacional de Garajonay. Complementariamente el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, como bien mixto natural-cultural, también ha logrado este reconocimiento.

El Parque Nacional del Teide fue declarado en 1954, reclasificado a principios de los años ochenta por las Cortes Generales, y ampliado hasta su extensión actual, unas 18.400 hectáreas, a finales de los años noventa por acuerdo del Consejo de Ministros. Es uno de los más importantes Parques Nacionales españoles y el que más visitantes recibe, cerca de cuatro millones de personas al año.

El Parque Nacional, que cuenta con la acreditación ISO 14.001 y EMAS de calidad ambiental, ha intensificado en los últimos años su voluntad de convertirse en un referente de los espacios protegidos de nuestro país. Está previsto que en el último trimestre de este año se inaugure una nueva sede en La Orotava y un nuevo centro de visitantes.

Este espacio protegido presenta excelentes manifestaciones de geología volcánica, así como una fauna y flora singulares, entre la que destaca especialmente la flora endémica. Los informes que justifican la declaración del Parque Nacional del Teide como Patrimonio Mundial han resultado incontestables.

La UNESCO reconoce también el estratovolcán del parque, de 3.781 metros de altura, como uno de los lugares más ricos y diversos en sucesión de paisajes volcánicos y espectacularidad de valores naturales de todo el mundo. Se trata de la tercera estructura volcánica más alta de mundo.

Además, el impacto visual del espacio es enfatizado por las condiciones atmosféricas naturales que confieren, crean, y matizan continuamente texturas y tonos insólitos en el paisaje en donde destaca, singularmente, el mar de nubes generado por los vientos alisios.

Su importancia global permite reflejar evidencias de los procesos de creación y consolidación de los sistemas insulares oceánicos, de forma complementaria y aportando valor añadido, a los valores ya reconocidos por la UNESCO en otros casos, como es el del Parque Nacional de los Volcanes de Hawai.

El Teide es, además, el mayor centro de investigación internacional sobre la influencia a largo plazo de los fenómenos volcánicos. Lugar de paso y recalada de grandes investigadores a lo largo de siglos, los nombres de Von Humboldt, Von Buch, y Lyell están íntimamente ligados a este espacio y dan al Teide también un enorme significado en la historia de la geología.

La UNESCO, al tomar su decisión, ha valorado adicionalmente la calidad de la gestión del espacio. El área se reconoce como bien manejada, estando en vigor en la actualidad su sexto plan rector, lo que evidencia la continuidad en la gestión. Se reconoce igualmente que el Parque Nacional dispone de un régimen jurídico coherente con el resto de la Red de Parques Nacionales, que está organizado, y que existe una coordinación razonable entre el conjunto de administraciones implicadas.

De cara al futuro, las Administraciones Públicas deberán ser particularmente rigurosas y exigentes en relación con el mantenimiento de los niveles de calidad actuales. En este sentido, la UNESCO recomienda continuar trabajando en la organización del turismo, incluyendo mecanismos de seguimiento, control y evaluación, e insta a continuar utilizando el Teide como lugar excepcional para realizar la evaluación y seguimiento del cambio global.

Igualmente insta a la Administración General del Estado y a la Administración Autonómica a asegurar la debida coordinación y cooperación para el área, así como a intercambiar experiencias, conocimientos, y proyectos comunes con los otros dos lugares ya declarados Patrimonio Mundial en las islas Canarias, el Parque Nacional de Garajonay, y la ciudad de la Laguna.