Actualizado 27/07/2007 20:08 CET

El padre del niño búlgaro fallecido en una piscina de Valencia denuncia que ésta no tenía "suficiente seguridad"

VALENCIA, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

El padre del niño búlgaro fallecido el pasado jueves por la tarde en la piscina municipal de Massamagrell, Dimitar Dascalsi, denunció hoy que en la misma "no había suficiente seguridad" ya que, según le aseguraron varios testigos de lo ocurrido, "tardaron mucho en rescatarlo y los socorristas no prestaban a los menores la suficiente atención".

Tras mostrarse dolorido e indignado ante la muerte de su hijo, comentó a Europa Press TV que repatriarán a Bulgaria su cadáver. Asimismo, explicó que cuando la Guardia Civil le notificó lo sucedido, creyeron que era un accidente del que su hijo "se recuperaría con dos o tres días de hospital".

"No pudimos ni reaccionar al comprobar, en la piscina, que el niño estaba muerto", lamentaron los padres mientras acudían al Juzgado a prestar declaración.

Por su parte, el Ayuntamiento de Massamagrell afirmó que las causas de la muerte del pequeño fueron "accidentales". A la espera de que al menor se le practique la autopsia, el concejal de Deportes, Enrique Sanicobaldo, señaló que, "a priori", el menor falleció "al lanzarse al agua y golpearse con la pared del fondo".

El concejal añadió tanto la Policía Judicial como el médico que atendió al niño han confirmado que la muerte fue accidental y defendió que la asistencia que dieron los socorristas "fue inmediata" pero que a pesar de ello, cuando lo sacaron de la piscina "el niño ya no tenía pulso".