Actualizado 28/06/2007 18:52 CET

Vicepresidente de C-LM destaca el efecto ambiental negativo del trasvase Tajo-Segura

TOLEDO, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente primero del Gobierno de Castilla-La Mancha, Fernando Lamata, destacó hoy el efecto ambiental negativo que tiene el trasvase Tajo-Segura para el caudal ecológico del río Tajo, y recordó que está siendo "esquilmado" desde hace muchos años.

A preguntas de los periodistas sobre el informe de la organización ecologista ADENA relativo a los trasvases, el vicepresidente primero afirmó que el Gobierno castellano-manchego coincide con el análisis negativo que realiza sobre el trasvase Tajo-Segura.

Según informó la Junta en nota de prensa, Lamata indicó que tres cuartas partes del río Tajo se van al Levante cuando el trasvase opera a pleno rendimiento, lo que constituye una "anomalía" que produce un deterioro ambiental, al que hay que sumar, dijo, otros perjuicios evidentes que han lastrado nuestro desarrollo en los últimos años.

Por eso, el vicepresidente primero reiteró que el Gobierno regional defiende la caducidad del trasvase Tajo-Segura, el desarrollo de las infraestructuras hidráulicas necesarias para nuestro desarrollo, y que se pongan en marcha las alternativas viables con las que cuenta el Levante y Castilla-La Mancha no, como la desalación, para que también se desarrolle.

"La ley ya nos da la razón y establece que la cuenca cedente tiene prioridad", dijo Lamata, reiterando que Castilla-La Mancha ha puesto una fecha concreta del fin del trasvase para marcar el ritmo de desarrollo de las infraestructuras necesarias.

Por último, el vicepresidente primero aseveró que la tubería a la llanura manchega no es un trasvase de cuenca a cuenca y está previsto en la ley actual, recordando que propiciará el abastecimiento a cerca de 60 poblaciones de Albacete, Ciudad Real y Cuenca, sin producir un deterioro ambiental.