Actualizado 19/04/2007 14:21 CET

Manuel Méndez destaca el impacto de las microfinanzas en la lucha contra la pobreza

Manuel Méndez, responsable de la Fundación BBVA para las Microfinanzas y ex director general de Riesgos de BBVA, nos adelanta cuáles van a ser los proyectos más inmediatos y los objetivos de la Fundación. BBVA ha creado la 'Fundación BBVA para las Microfinanzas', una institución sin ánimo de lucro que recibirá una dotación de 200 millones de euros y que nace con el objetivo de crear una red de entidades especializadas en microfinanzas, principalmente en Latinoamérica, que facilite el acceso al crédito de las capas más desfavorecidas de la sociedad.

- BBVA ha creado la 'Fundación BBVA para las Microfinanzas', una iniciativa muy novedosa dentro del sector que acerca a la población más desfavorecida la posibilidad a una vida digna. ¿De dónde parte la iniciativa? ¿Y con qué objetivo?

La iniciativa parte de los órganos de gobierno de la institución y se encuentra muy entroncada en lo que es la visión corporativa del Grupo BBVA. En pocas palabras nuestra visión es: 'En BBVA trabajamos por un mundo mejor para las personas', este es el 'leif motive' del grupo y entronca directamente con la iniciativa de trabajar para las capas más desfavorecidas de la población.

Llevamos trabajando en este proyecto, analizando la industria, haciendo un examen de cuáles serían las entidades en target o los posibles socios de la red, más de ocho ó nueve meses. Inicialmente estudiamos el mercado, analizamos las diferentes instituciones que había, cuál sería el mercado objetivo, cómo añadiríamos valor; estuvimos dándole muchas vueltas, seleccionamos unas cuantas entidades con las que tuvimos un primer acercamiento, y hemos venido desarrollando esos contactos hasta madurar el proyecto que hemos presentado.

El objetivo es crear una gran red de microfinanzas con inversiones en Latinoamérica y en otros mercados emergentes, aunque inicialmente en América Latina. La red va a integrar entidades especializadas en servicios microfinancieros y nuestra idea es potenciar su desarrollo y su crecimiento. ¿Para qué? Para promover el acceso a los servicios financieros de las capas más desfavorecidas de la población, aquellas que ahora están más alejadas de los servicios bancarios convencionales y de esta manera respaldar el desarrollo económico y social de los países en los que estamos operando.

- La inversión de 200 millones de euros en la puesta en marcha de la Fundación BBVA para las Microfinanzas es el mayor desembolso dotacional realizado en esta actividad por la iniciativa privada hasta ahora. ¿Qué más, aparte del capital, aportará BBVA a la Fundación?

Nosotros creemos que aportamos muchas cosas a la Fundación como Grupo BBVA. En primer lugar consideramos que está muy ligada a nuestra actividad; nosotros somos banqueros, llevamos 150 años haciendo banca, y en ese sentido esta actividad de crear una red bancaria especializada en microfinanzas es un objetivo muy cercano, es algo que entendemos y sabemos hacer bien.

¿Qué más les aportamos a estas entidades en la red? Desde luego capital. Ésta es una restricción importante para este mundo de microentidades financieras porque son sociedades muy pequeñas con grandes dificultades de acceso a los mercados. Aparte les aportamos capacidad de expansión, acceso a los mercados y a fuentes de financiación distintas, escalabilidad, les damos plataformas tecnológicas que no se podrían plantear por su tamaño actual, y capacidad de gestión y capacidad técnica para operar en redes complejas. En definitiva les damos las economías de escala y las economías de alcance que de otra manera no tendrían y que eso les va a permitir ser altamente competitivos. De alguna manera les aportamos mucho valor.

- La Fundación desarrollará su actividad mediante instituciones financieras especializadas. ¿Por qué BBVA decide tomar participaciones de estas entidades en vez de llegar a acuerdos?

Porque tenemos la responsabilidad sobre los fondos que estamos invirtiendo allí. La Fundación nace con un objetivo de permanencia en el tiempo, una vez constituida no hay marcha atrás, la dotación fundacional que estamos aprobando ahora de 200 millones de euros y todo lo que produzca esta red bancaria de microfinanzas tiene que reinvertirse necesariamente en esta actividad, en atender a las capas más desfavorecidas independientemente de los que estemos aquí, es decir del patronato actual o del patronato futuro.

Es un objetivo absolutamente imposible de desviar, eso es lo que queríamos que tuvieran presente todas las instituciones en las que participamos; queremos que el objetivo de atender a las capas más pobres de la población no se pierda nunca y la única manera de garantizarlo es, desde luego, tener tú una participación significativa -- la mayoría capital--, y de esa manera te aseguras de que nunca haya una desviación y que a nadie se le ocurra en un momento determinado vender la institución para ganar dinero de manera espuria. El objetivo de tener el control es básicamente ése.

- Supongo que al tratarse de una iniciativa innovadora en el panorama bancario internacional, han realizado un análisis exhaustivo de los posibles resultados. ¿Me puede adelantar qué expectativas barajan sobre todo en lo referente a la creación de empleo y al poder adquisitivo de estas sociedades en las que piensan operar?.

El impacto de las microfinanzas en la lucha contra la pobreza es simplemente extraordinaria, estamos convencidos de que no es que sea un arma eficaz contra la pobreza sino que es la mejor. Es una herramienta que está demostrando una eficacia extraordinaria. Hay que tener en cuenta que por cada microempresario logras que salgan de la pobreza, al menos, cinco personas; ese es el promedio en términos de familia y autoempleo, por tanto el poder multiplicador que tiene esta acción social es incomparable con ninguna otra. El Banco Mundial, de acuerdo con sus estudios, dice que por cada 1 por ciento que aumenta la participación del crédito en el PIB la renta per cápita, en los años siguientes, aumenta en 1'3 por ciento; podemos decir que el efecto multiplicador es simplemente incomparable con cualquier otra actividad.