El agua como elemento de igualdad de oportunidades en el Día Internacional de la Niña

Ruth
AURA/ AHORRAMAS
Publicado 11/10/2018 18:09:34CET

MADRID, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

Auara, la marca de agua solidaria que destina el 100% de sus dividendos a proyectos sociales para llevar agua potable a comunidades que carecen de ella, y la cadena de supermercados Ahorramas han colaborado con la Fundación Kirira en un proyecto destinado a llevar agua potable a más de 1.000 niños de las regiones de Thakara y Tangulbei, en Kenia, según han informado ambas entidades.

El objetivo es dotar de sendos tanques de almacenamiento de agua de lluvia con capacidad de 1.000 litros a las escuelas de ambas poblaciones, con un alumnado muy joven y una situación de pobreza extrema.

Asimismo, en caso de sequías el proyecto les proveerá de un camión cisterna para garantizar el acceso a agua potable de estos niños. Se calcula que gracias a esta iniciativa se conseguirá llevar 730.000 litros de agua potable al año a estas dos escuelas.

Para conseguirlo, desde el mes de junio Ahorramas comercializa agua Auara a través de su red de establecimientos repartidos por Madrid y Castilla- La Mancha. Los beneficios obtenidos por todas las botellas vendidas entre junio y diciembre se destinarán a este proyecto.

"Queremos dar las gracias a los miles de clientes que han comprado ya agua Auara en nuestras tiendas y animarles a seguir colaborando con nosotros para ayudarnos a hacer realidad este gran proyecto de vida", ha apuntado el director de Marketing de Ahorramas, Fernando Romero.

Por su parte, el CEO y cofundador de Auara, Antonio Espinosa, ha subrayado el importante cambio de vida que estos dos tanques de agua potable representarán para las niñas de estas dos comunidades de Kenia.

"En estos países las niñas se enfrentan a serios problemas de marginalidad, que se agravan al no poder ir a la escuela para ocuparse de tareas como la recogida de agua. Con la aportación de todos los consumidores que apuesten por Auara seremos capaces de dibujar para ellas un futuro mejor en igualdad de oportunidades". ha apuntado.

UNA HISTORIA DE VIDA

Ruth Njoka tiene 17 años y vive en la región Thakara. Debido a la sequía de la zona, las condiciones en las que vivía junto con su hermano eran muy precarias y muchas de sus necesidades básicas como el acceso al agua o la alimentación no estaban cubiertas, y tampoco pudo asistir al colegio los primeros años. En la actualidad, vive en la casa de acogida Estrella Giménez de la Fundación Kirira y estudia el equivalente a 1º de Bachillerato gracias a una beca de esta misma organización. Además, sueña con ser médico.

Ruth se siente afortunada de poder estudiar y vivir en un sitio seguro. Es consciente de que aún hoy en día hay mucha gente que no dispone de fácil acceso al agua, y considera que los tanques de agua como el que se va a instalar en su escuela ayudan mucho al desarrollo de la propia comunidad.