Uno de cada cinco mayores afirma que las ciudades no están adaptadas para su movilidad a pie

Publicado 21/09/2018 11:23:31CET

MADRID, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

El 21% de las personas mayores considera que los entornos urbanos están 'poco' o 'nada' adaptados para su desplazamiento a pie, según se desprende de un análisis realizado a 400 mayores de 65 años y elaborado por el RACE y Liberty Seguros.

El estudio, denominado 'Seguridad Vial en Población Senior', pretende conocer las dificultades que los mayores encuentran en sus desplazamientos en ciudades y potenciar así acciones que mejoren su movilidad, accesibilidad y seguridad vial.

Así, dentro de los argumentos que se asocian a una 'ciudad adaptada' están la presencia de rampas y ascensores (24%), la adecuada señalización y la falta de obstáculos en el tránsito peatonal (12%), la sensación de seguridad (11%) y las aceras y calles amplias (10%).

Por otro lado, la 'no adaptación' se vincula a la falta de mantenimiento de las calles (41%) o la falta de habilitación de instalaciones para mayores y personas con discapacidad (21%).

Así, si bien los accidentes en el ámbito urbano son claramente residuales (11% de los encuestados admite haber sufrido un percance en la vía pública), la mayor parte de ellos se atribuyen a elementos identificados como 'barreras en la ciudad', especialmente las aceras en mal estado (64%).

El análisis contempla también un ranking de medidas a adoptar para facilitar los desplazamientos a pie de los mayores. En primer lugar, se encuentra la regulación de la circulación de bicicletas por la acera (27%) y el desarrollo de programas y campañas de concienciación para fomentar el respeto por parte de los conductores de vehículos a los viandantes mayores (20%), seguido de la subida del tiempo de cruce en los semáforos (12%) y la accesibilidad a las aceras (11%).

SÓLO UN 6% DECLARÓ TENER UN ACCIDENTE

El estudio ha elaborado también un perfil medio del conductor senior: un 71% son hombres, y un 58% tiene entre 65 y 70 años, reduciéndose a un 28% los de 71 a 75 años.

Además, un 42% afirma no tener ningún problema asociado a su condición física. El análisis destaca que, en la mayoría de los casos, las dificultades físicas se pronuncian a partir de los 75 años, y son los no conductores los que confiesan con una mayor frecuencia dificultades asociadas a la visión o a la velocidad de reacción.

En su valoración del comportamiento de los peatones, un 52% de los conductores senior consultados los considera 'prudentes' y 'considerados'. De hecho, sólo el 6% de los conductores mayores declara haber tenido un accidente en el que estuviera implicado otro vehículo, y sólo en el 10% de los casos dejando algún lesionado o herido.

Sin embargo, para la gente mayor los desplazamientos a pie siguen siendo la opción preferida para los trayectos cortos, considerándola más 'cómoda' y 'rápida', frente al transporte público o el tren. Asimismo, los mayores declaran sentirse 'respetadas' por los conductores en un 55%, considerando un 34% 'poco' o 'nada'.

Contador