Actualizado 15/09/2008 16:06 CET

Un experto afirma que la atención a personas dependientes está "tecnológicamente desfasada"

PAMPLONA, 15 Sep. (EUROPA PRESS) -

El experto en tecnología asistencial de la Fundación Koine-Aequalitas Víctor Bayarri afirmó hoy en Pamplona que la atención a las personas dependientes está "tecnológicamente desfasada" y abogó por dotar a estas personas del mayor número de herramientas para que puedan alcanzar cuotas más altas de autonomía.

Bayarri, miembro de esta fundación que promociona el desarrollo social y que participó hoy en el curso de verano organizado por la UPNA "Tecnología Social: Innovación para la calidad de vida", apostó por la "promoción de la autonomía personal desde el gasto público".

En la presentación de este curso en rueda de prensa también participaron el director del curso y miembro del departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica de la UPNA, Luis Serrano Arriezu, el representante del Instituto de Salud Pública Carlos III, José Luis Monteagudo y el presidente del Comité de Representantes de Minusválidos de Navarra (CORMIN), José María Casado.

El curso de verano, "Tecnología Social: Innovación para la calidad de vida", comenzó tras la rueda de prensa y abordará entre hoy y mañana el desarrollo y la aplicación de conocimientos y tecnologías con fines netamente sociales.

El director académico del curso, Luis Serrano, explicó que "el objetivo no es transmitir los nuevos adelantos tecnológicos, sino lograr puntos de vista comunes entre usuarios, financiadores, investigadores y gestores". El presidente del CORMIN, José María Casado incidió en que no se trate a los usuarios como "meros generadores de gasto".

Así, Casado defendió "la inversión en tecnología social para que la vida de los discapacitados mejore". "Si los discapacitados son activos podrán participar en la sociedad y ser generadores de recursos", comentó Casado, para quien es fundamental analizar a "todos los actores en el entramado de la tecnología social".

Entre estos actores se incluyen a los profesionales del ámbito Socio-Sanitario, PYMES, familiares de dependientes, entidades sociales, administraciones públicas, estudiantes universitarios, y así como las personas dependientes y personas senior.

José Luis Monteagudo, del Instituto de Salud Pública Carlos III, dependiente del Ministerio de Innovación y Ciencia, comentó "la importancia de explotar las capacidades de la tecnología en la aplicación de necesidades reales". Casado incidió en este punto de vista añadiendo que "la búsqueda de soluciones y recursos preventivos sea de alcance global, para todo tipo de necesidades y todo tipo de demandantes".

Finalmente, el director del curso, Luis Serrano Arriezu, deseó "extraer de este curso conclusiones para generar un movimiento en favor de la tecnología social que podría desembocar en algún tipo de asociación". "Queremos gente activa que conciencie desde dentro de las instituciones", añadió.