El Grupo Air Liquide dona cerca de 700.000 euros a la Cruz Roja de Japón para ayudar a los afectados por el terremoto

Actualizado 18/03/2011 13:51:55 CET

MADRID, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

El grupo Air Liquide ha donado cerca de 700.000 euros (un millón de dólares) a la Cruz Roja de Japón para ayudar a los afectados por el terremoto de 8,9 grados en la escala Ricther y el posterior tsunami que asolaron el país asiático el pasado viernes 11 de marzo y ha apuntado que su célula de crisis "sigue permanentemente la evolución de la situación".

Así, el grupo ha indicado que esta célula, dirigida por la Dirección General, "está apoyando al equipo de gestión en Japón y coordinando la acción del conjunto de entidades de Air Liquide en el mundo para ayudar a los ciudadanos japoneses".

En este sentido, ha destacado que los equipos desplegados en Japón "siguen totalmente movilizados para garantizar la continuidad de las operaciones" y ha expresado su solidaridad hacia el pueblo japonés "y más particularmente a los 2.700 colaboradores que viven en el país nipón, que están sanos y salvos".

"La prioridad del grupo es asegurar la seguridad de sus equipos y el suministro a sus clientes, particularmente durante esta fase crítica. Debido a las réplicas del seísmo, a las interrupciones en el abastecimiento de electricidad y a las dificultades logísticas, la sede de Air Liquide en Tokio se ha cerrado provisionalmente", ha explicado, al tiempo que ha añadido que los equipos necesarios para garantizar la continuidad de las operaciones "se han reubicado en la región de Osaka hasta nueva orden".

En colaboración con las autoridades japonesas, Air Liquide ha puesto ejecución "todas las medidas para asegurar la continuidad de los aprovisionamientos indispensables en la zona afectada". Concretamente, ha destacado "el oxígeno destinado a los hospitales y a los pacientes en su domicilio o el nitrógeno necesario para garantizar la seguridad de ciertos procedimientos industriales".

Finalmente, el grupo ha recordado que la mayor parte de sus centros y equipos están situados al oeste y al sur de Japón, "las regiones más industrializadas", y ha asegurado que "las unidades de producción funcionan actualmente a un ritmo sostenido para responder a las demandas suplementarias de sus clientes".