Actualizado 28/08/2014 19:22 CET

Las causas del menor número de incendios este verano

Brigadas de Refuerzo de Incendios Forestales (BRIF) acudiendo a un fuego
Foto: MAGRAMA

MADRID, 28 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Las condiciones meteorológicas benignas en el noroeste de España pero sobre todo el descenso en la actividad incendiaria están favoreciendo que el número de incendios forestales este verano se esté conteniendo, según expertos.

   El número de incendios en lo que va de año supera en un 30 por ciento los resultados del año pasado, la cifra (7.385 siniestros) entre el 1 de enero y el 17 de agosto) es inferior a la media del decenio (11.057) para el mismo periodo, según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

   En este sentido, la representante del programa de bosques de WWF España, Diana Colomina, ha valorado en declaraciones a Europa Press que este verano está habiendo "bastante suerte con las condiciones meteorológicas", sin embargo, pese a que estas juegan un "factor determinante", ha recordado que el calor por sí mismo no provoca incendios que, en un 96 por ciento de los casos dependen del factor humano.

   Por ello, ha subrayado la necesidad de extremar las precauciones en días de riesgo máximo a corto plazo, de dejar de hacer recortes en los presupuestos para prevención por parte de las administraciones en un horizonte medio y, sobre todo, ha insistido que, con la vista puesta en el largo plazo, se deben acometer políticas para evitar el abandono de lo forestal y el despoblamiento rural. "Esos son factores que dejan preparados nuestros bosques para los grandes incendios", ha indicado.

   Colomina ha criticado los recortes en torno a un 70 por ciento en la inversión en prevención por parte del Gobierno de España y ha lamentado que la mayor parte de las comunidades autónomas no ofrezcan datos al público sobre estas cuantías. "Deberían ser más transparentes porque, a largo plazo, estos recortes van a salir muy caros y hará que las tareas de extinción sean cada vez más complejas", ha manifestado.

   De este modo, la representante de WWF pide que "no se baje la guardia y se extreme la precaución en el campo", sobre todo para los que hagan actividades en el medio rural como quema de rastrojos o con las cosechadoras a quienes recomienda que consulten las páginas de Internet donde se indica el riesgo de incendios.

   Por último, Colomina ha recordado las propuestas del último informe de WWF sobre incendios entre las que ha destacado algunas como impulsar los planes de restauración en zonas incendiadas y favorecer la plantación de especies autóctonas para crear masas forestales mixtas que contribuirán a luchar contra el fuego de aquí a los próximos 20 años.

   Por su parte, el decano del Colegio de Ingenieros de Montes, Carlos del Álamo, ha achacado los resultados de este año al descenso de actividad incendiaria y a una disminución de las imprudencias y descuidos.

   A su juicio, la meteorología podría haber contribuido a retener el número de siniestros únicamente en la región noroeste ya que en el resto de España ha sido similar a años anteriores.

   "Los siniestros están por debajo de la media. Ha habido menos fuegos intencionados y menos descuidos, que son las dos causas genéricas de aparición de incendios ya que, en general, el monte está en peores condiciones que el año pasado porque este ha llovido menos", ha explicado Del Álamo a Europa Press.

SIN BAJAR LA GUARDIA

   El decano ha apuntado que en el noroeste ha habido condiciones de humedad más elevadas este verano que dificultan la actividad incendiaria, pero en el resto del país han sido similares. "Estamos en época de estiaje clara. Vamos a tocar madera y a pensar que la gente es más sensible y cauta, sobre todo para evitar los descuidos", ha confiado.

   Finalmente, ha reclamado la necesidad de hacer "atractivo" el monte para sus propietarios que, en un 70 por ciento de los casos pertenecen a particulares y administraciones locales. "Los montes, públicos o privados, deben tener una atención permanente todo el año. Deben ser cuidados y atractivos y esto será lo que contribuya a disminuir realmente el número de incendios. Hay que abordar las causas socioeconómicas del medio forestal", ha concluido.

Para leer más