Actualizado 29/04/2011 20:36 CET

El proyecto LIFE+ Urogallo cantábrico buscará acuerdos con propietarios para la conservación de la especie

Urogallo
EP/FAPAS

OVIEDO/LEÓN, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

Responsables del proyecto LIFE+ Urogallo cantábrico y expertos en el estudio y conservación de la especie han abordado un plan de custodia del territorio como herramienta participativa orientada a la conservación del urogallo cantábrico. Con ello, se pretende alcanzar acuerdos con propietarios y usuarios de fincas de titularidad pública y privada localizadas en Reservas de Biosfera de la Cordillera Cantábrica.

La Fundación Biodiversidad (FB), fundación pública del Gobierno de España, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino, ha coordinado, en León, la reunión de los Comités de Gestión, Científico y de Comunicación del proyecto LIFE+ "Programa de acciones urgentes para la conservación del urogallo (Tetrao urogallus cantabricus) y su hábitat en la cordillera cantábrica", en la que se ha logrado el consenso en las líneas de trabajo a adoptar para la ejecución de las acciones previstas por el mismo, gracias al esfuerzo coordinado de todos los socios y los mejores expertos en la materia.

Los Comités de Gestión, Científico y de Comunicación, en los que participan todos los socios, asesorados por distintos expertos de las Universidades de León, Valladolid, Oviedo y la Politécnica de Madrid así como de la Sociedad Española para la Conservación y Estudio de los Mamíferos (SECEM) han discutido los documentos que servirán de referencia para la ejecución de las acciones concretas de conservación de la especie.

En su reunión, el Comité de Comunicación ha estudiado la estrategia de comunicación del proyecto, así como el diseño de su web, donde estará disponible, próximamente, toda la información que se genere.

PARTICIPACIÓN DE LA SOCIEDAD

El proyecto LIFE+ Urogallo cantábrico tiene como objetivo fundamental frenar el declive de esta subespecie exclusiva del noroeste de la Península Ibérica y fomentar su recuperación.

Las acciones del proyecto pretenden mejorar su estado de conservación y el de su hábitat, promover la educación ambiental y fomentar la sensibilización y participación de la sociedad. El área de actuación comprende 16 Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) de la cordillera Cantábrica y se desarrolla entre octubre de 2010 y septiembre de 2014.

El proyecto, coordinado por la Fundación Biodiversidad, está cofinanciado al 50 por ciento por la Unión Europea a través de los fondos LIFE+, y cuenta como socios con las Comunidades Autónomas de Galicia, Cantabria, Principado de Asturias, y Castilla y León, esta última a través de la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León; el Organismo Autónomo Parques Nacionales; SEO/BirdLife y con la financiación de la Fundación Iberdrola.