RSC.-Una fuga tóxica en una planta química de BASF en Billingham (Reino Unido) afecta a 37 empleados, uno de ellos grave

Actualizado 05/01/2007 15:31:06 CET

MADRID, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

El escape de una sustancia química conocida como HMD en la planta que la multinacional BASF tiene en la localidad de Billingham, al noreste de Reino Unido, dejó ayer 37 heridos, todos empleados de la firma, y uno de ellos, grave, según informó a la prensa local el Servicio de Bomberos.

De esas 37 personas, incluida la que se encuentra en estado grave, dieciséis sufrieron heridas menores, mientras que las otras veinte fueron atendidas en la misma instalación química y dadas de alta, según las mismas fuentes.

Según los partes médicos, la mayoría de los trabajadores afectados necesitaron atención médica por quemaduras e irritación en la piel, además de problemas respiratorios y otras complicaciones dermatológicas.

El herido más grave, --explicaron las autoridades locales--, fue llevado al hospital Royal Victoria de Newcastle, en la misma zona noroeste del país, y los otros dieciséis leves fueron ingresados en unidades sanitarias cercanas para continuar con sus tratamientos.

Según explicó a los medios un portavoz del Servicio de Bomberos, todo se debió a la fuga de esta sustancia química conocida como HMD en la planta de la firma BASF en Billingham aunque, al parecer, y según recoge la prensa, este escape tóxico "no supone un peligro para la salud de la población cercana".

El incidente tuvo lugar cuando una gotera dejó escapar pequeñas dosis de hexametilenodiamina, un elemento utilizado en la confección de nylon, resinas termoplásticas, adhesivos y plásticos, productos a cuya fabricación y comercialización se dedica la compañía.

Inmediatamente varios equipos de socorro acudieron al lugar para atender las quemaduras y problemas respiratorios y dermatológicos de los obreros afectados.

Desde la compañía se anunció que la empresa ha comenzado ya a investigar las causas del incidente tras sellar el orificio por el que escapaba la sustancia corrosiva.

La hexametilenodiamina está catalogado como nociva en contacto con la piel y por ingestión, provoca quemaduras e irrita las vías respiratorias, recomendando para su manipulación el uso de guantes y gafas adecuadas y para su almacenamiento recipientes bien cerrados, y un ambiente seco en un lugar fresco y protegido del aire.

La inhalación del HMD provoca irritaciones en mucosas, tos y dificultades respiratorias. En contacto con la piel y los ojos causa quemaduras y por ingestión, irritaciones en mucosas de la boca, garganta, esófago y tracto intestinal.