Más de 460 menores con diabetes se benefician ya del sistema 'flash' de monitorización de glucosa en Málaga

Prueba de diabetes
CSIC/ARCHIVO
Publicado 13/11/2018 16:13:31CET

MÁLAGA, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

Más de 460 menores malagueños que padecen diabetes se benefician ya del nuevo sistema 'flash' de monitorización de la glucosa que se incorporó a la cartera de servicios de la sanidad pública andaluza el pasado mes de abril, junto al sistema combinado bomba-sensor.

Según la directora del Plan Integral de Diabetes, María Asunción Martínez Brocca, este sistema, que beneficia actualmente a menores de entre cuatro y 18 años en Andalucía, tiene un impacto directo en la calidad de vida de los menores diabéticos y sus familias y permite obtener una información más completa y continua del nivel de glucosa en sangre a lo largo del día.

Este dispositivo se implanta en la piel del brazo y permite conocer el nivel de glucosa en sangre, evitando la punción en los dedos, que en la población infantil suele ser superior a seis veces al día, han recordado desde la Junta de Andalucía a través de un comunicado.

La Administración sanitaria tiene en marcha un sistema de registro y seguimiento de estos pacientes, que integra la información obtenida de estos dispositivos y que permite realizar un seguimiento exhaustivo de los resultados en salud obtenidos con la implantación de esta medida. Precisamente, con estos resultados, se ha previsto la extensión progresiva de este sistema a la población adulta, incorporando a todos los diabéticos y diabéticas tipo I al sistema 'flash'.

Esta ampliación se empezará por la población de riesgo de vulnerabilidad clínica y funcional, que incluye colectivos como las personas con discapacidad, las mujeres embarazadas y los pacientes con hipoglucemia frecuente. Cuando se encuentre completamente integrado en el sistema, incluyendo estos colectivos y el resto de los pacientes, se estima que podrán beneficiarse de estos dispositivos unas 30.000 personas con diabetes en Andalucía.

El sistema combinado bomba-sensor es el otro dispositivo incluido en la cartera de servicios en el mes de abril y permite medir continuamente el nivel de glucosa, mejorando el control de la glucemia y reduciendo las bajadas graves de azúcar o hipoglucemias en pacientes que ya portan bomba de insulina y que, a pesar de ello, tiene dificultades en su control.

Se trata de un sistema de gran eficacia y seguridad tanto en población pediátrica como adulta con diabetes tipo 1, como ha quedado demostrado en distintos estudios de calidad. Llegará a beneficiar al 30 por ciento del total de pacientes que cuentan en la actualidad con bomba, que son niños y adultos muy vulnerables desde un punto de vista de salud. Su implantación está siendo progresiva.

La utilización de ambos dispositivos con eficacia y seguridad requiere de un proceso de formación a pacientes, familias y personas cuidadoras por parte de los profesionales sanitarios de las Unidades hospitalarias autorizadas. En los últimos meses se han puesto en marcha programas educativos específicos para asegurar el acceso de los pacientes a estas prestaciones.

DÍA DE LA DIABETES: RETINOPATÍA DIABÉTICA

En el marco de la conmemoración este miércoles del Día Mundial de la Diabetes, Martínez Brocca ha destacado igualmente los resultados del Programa de Cribado de la Retinopatía Diabética, que este año ha tenido un doble reconocimiento, tanto a nivel internacional como nacional.

Así, se ha distinguido como Buena Práctica de la Organización Mundial de la Salud y del Ministerio de Sanidad. Esta iniciativa, desarrollada por el Servicio Andaluz de Salud en el marco del Plan Integral de Diabetes de Andalucía y dirigida a la prevención de la discapacidad visual por diabetes, permite acercar el cribado al punto de atención habitual del paciente, como son los centros de atención primaria, y mantener una continua comunicación entre los profesionales de cribado y los equipos hospitalarios de Oftalmología.

Durante los 13 años de duración de la iniciativa, se han realizado 820.000 retinografías, lo que supone una cobertura del 90 por ciento de la población diana, y se han detectado 49.000 casos de que han sido evaluados y tratados precozmente por los equipos de Oftalmología con el objetivo de prevenir la discapacidad visual y disminuir la ceguera por diabetes en Andalucía.

La retinopatía diabética se caracteriza por diferentes lesiones que afectan a la retina (hemorragias, exudados de albúmina, edema y otras alteraciones vasculares) y es una de las principales complicaciones de la diabetes, que puede llegar incluso a provocar ceguera.

El riesgo de pérdida de visión en personas con diabetes mellitus es 25 veces superior al de la población general. Los primeros síntomas de esta enfermedad, cuando aparecen, suele ser en fases avanzadas, cuando ya es demasiado tarde para su curación, y de ahí la importancia de detectarla de forma precoz.

Según la Junta de Andalucía, se estima que entre un 15 y un 30 por ciento de las personas con diabetes padecen retinopatía (entre 67.000 y 135.000 personas) y que se puede llegar a reducir en más del 60 por ciento el riesgo de ceguera si se diagnostica pronto.

INVESTIGACIÓN

En cuanto a investigación, los centros de la sanidad pública andaluza están desarrollando 43 proyectos de investigación y están activos 87 estudios clínicos, de los que 63 se trata de ensayos clínicos y 20 estudios observacionales, además de cuatro investigaciones con producto sanitario.

En los últimos cinco años, los investigadores del sistema sanitario público han publicado más de 280 artículos científicos en revistas indexadas en los Journal Citation Reports (JCR) relacionados con diabetes.

La diabetes afecta a más de un millón de personas en Andalucía, de las que 630.000 están diagnosticadas. Para reducir la incidencia de esta patología, favorecer el diagnóstico precoz, disminuir la incidencia de sus complicaciones y de su impacto y mejorar la calidad de vida de estos pacientes se cuenta con un Plan Integral de Diabetes de Andalucía.

Contador