30 de marzo de 2020
 
Publicado 18/02/2020 20:19:15CET

Arriola: "En absoluto había indicio alguno que hiciera pensar que el vertedero presentaba problemas de estabilidad"

Apunta que controles topográficos de 2017 y 2018 detectaron "desplazamientos" pero eran "referencias vagas e inespecíficas"

VITORIA, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Medio Ambiente del Gobierno Vasco, Iñaki Arriola, ha afirmado que, desde la apertura del vertedero de Verter, se han realizado siete inspecciones y, en la última de 2019, se detectaron 23 desviaciones, aunque "ninguna de ellas graves" y, "en absoluto había indicio alguno que hiciera pensar que el vertedero presentaba problemas de estabilidad y, muchos menos, que pudiera ocurrir un deslizamiento como el que ocurrió".

En su comparecencia en la Diputación Permanente del Parlamento vasco Arriola ha indicado que las únicas referencias "vagas y muy inespecíficas" son las que se incluyeron en unos controles topográficos de 2017 y 2018 que no motivaron "ulteriores actuaciones por parte de la empresa" y que aludían a "desplazamientos horizontales".

En su intervención, ha indicado que en la última inspección de seguimiento realizada en 2019 a Verter se recogen 23 desviaciones, aunque "ninguna de ellas graves".

El consejero ha reconocido que es "cierto" que, cuantitativamente, es "un número elevado de desviaciones, cualitativamente, ninguna de ellas tenía la clasificación de significativa o severa". Por ello, ha asegurado que "en absoluto había indicio alguno que hiciera pensar que el vertedero presentaba problemas de estabilidad y, mucho menos, que pudiera ocurrir un deslizamiento como el que desgraciadamente ocurrió el pasado día 6".

Iñaki Arriola ha insistido en que "ninguna de estas desviaciones estaba vinculada con la estabilidad del vertedero" y ha señalado que "las únicas referencias, vagas y muy inespecíficas" son las que se recogía en esos controles topográficos de 2017 y 2018, que "no motivaron ulteriores actuaciones por parte de la empresa".

SANCIONES A AVERTEDEROS

Asimismo, ha detallado que, desde 2018, se han impuesto 13 sanciones a vertederos, todas ellas calificadas como graves, por un importe total de 707.001 euros y, en concreto, a Verter se le impuso en 2012 una sanción grave, por incumplimiento de las condiciones establecidas en la Autorización integrada, "sin que se haya producido un daño o deterioro grave para el medio ambiente o a las personas", por un importe de 33.000 euros "más medida de restauración".

El consejero ha asegurado, por otra parte, que se la ha remitido, con fecha de 14 de febrero, la solicitud de inicio del expediente sancionador por las desviaciones detectadas, y en los próximos días firmará la orden para iniciarlo.

Arriola ha precisado que, en la misma solicitud, se le informó de que se están dando los pasos para la apertura de un segundo expediente sancionador por el deslizamiento del vertedero. Además, ha añadido que el incidente en Verter ha desencadenado un "problema latente", que es la gestión de los residuos industriales en un territorio y "la capacidad limitada de tratamiento en vertederos".

Para leer más