Publicado 19/03/2021 10:54CET

Los comités de Aernnova e ITP exigen que cualquier nuevo proyecto pase por la readmisión de las personas despedidas

Protesta de trabajadores de Aernnova ante el Palacio de Justicia de Bilbao
Protesta de trabajadores de Aernnova ante el Palacio de Justicia de Bilbao - EURPA PRESS

BILBAO, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los Comités de Aernnova e ITP Aero-PCB han exigido este viernes que cualquier nuevo proyecto, en el marco de la operación de Rolls Royce de vender su filial ITP, pase "por la readmisión de las personas despedidas"

En un comunicado conjunto, se han referido a las informaciones que apuntaban a que los Gobiernos central y vasco estarían animando a Aernnova a liderar la compra de ITP.

Los comités han indicado que ninguna de las dos administraciones se ha puesto en contacto con las plantillas ni sus representantes y tampoco se ha hecho mención a los "recientes despidos masivos" en ambas empresas. "Eso nos hace pensar que los gobiernos central y vasco podrían estar validando los despidos de Aernnova e ITP sin reparo", han añadido.

Por ello, han exigido que cualquier proyecto tenga en cuenta a la totalidad de ambas plantillas, también a aquellas personas que "han
sido injusta y brutalmente despedidas".

"Al parecer, en determinadas esferas empresariales e institucionales
valoran una opción de fusión entre dos empresas con determinadas
similitudes: el mismo sector, la misma crisis, el mismo país y la misma
fórmula para desprenderse de una parte importante de la plantilla,
justificándose en el covid-19. Quizá haya sido también la casualidad la
que ha hecho coincidir la fecha y número de despidos la que ha
facilitado pensar en ellas al unísono, el 1 de febrero y 82 y 80 trabajadores, respectivamente", han denunciado.

A su juicio, "lo más llamativo" es el papel de determinadas instituciones y determinados políticos. En este sentido, han asegurado que podría "resultar grato ver que las administraciones se posicionan
ante las duras consecuencias que la crisis deja en el ámbito empresarial y laboral, si la preocupación no obviase la destrucción del empleo".

Sin embargo, consideran "repugnante" que se dediquen "a airear sus apuestas económicas, orientando el rumbo de un capital que acaba de dejar en la calle, sin ingresos, a cientos de personas en este país".

"Aplauden y animan a quienes esas instituciones más han engordado en el último decenio, dando la espalda a quien pierde la garantía de poder llevarse algo a la boca al acabar la jornada. Se olvidan del sentido y responsabilidad social que les debiera corresponder a sus cargos, apostando por la jugada económica que garantice un ingreso atractivo a los responsables de determinadas factorías. Y lo hacen a espaldas de trabajadores", han criticado.

Por ello, han exigido que se les tenga en cuenta y que en este "posible proyecto de altos vuelos se prime el empleo y se readmita a las personas despedidas". A su juicio, no puede ponerse en marcha un nuevo proyecto sobre las "bases de la imposición, el despido masivo y el desprecio a las plantillas".

Para leer más